sábado, 7 de junio de 2008

9 meses sin videojuegos. Parte I (AkaTsuko mártir)

Debido a circunstancias propias de la vida humana, un servidor dejó atrás su vida de jugón, muy emocionado por una parte ya que iba a empezar lo que sería, y es, mi primer año como UNIguaysitario (que para mí, es la mejor manera de denominar a los sujetos que habitan facultades y cátedras). Pero por otra parte me sentía un poco triste, que dejaba una prometedora carrera next gen recién comenzada, con la Xbox360 y la Wii. Yo pensé en su momento: “¿Videoconsolas? ¡Bah! Mi ajetreada vida estudiantil no me permitirá el lujo de disponer de horas para pasar delante de una tele con un mando entre las manos…”

Cuan equivocado estaba… cuanto.

En mi casi es como si me hubiesen salido 3 luces rojas a la vez. Y sin SAT.

Horas, horas y más horas, tengo a la espalda. Horas de tiempo libre, muerto y desperdiciado. He sentido como los segundos y los minutos se fusionaban para crear una nueva especie de hora de aburrimiento y de sopor monstruosa que me envolvía y me metamorfoseaba en el protagonista de la obra “El Tedio”. Que hubiese tenido más gracia si me hubiese convertido en una cucaracha kafkiana, que tenía por lo menos tele propia creo recordar, pero no pudo ser.

¿Cuál es mi carrera te preguntas? Pues la que espero que en septiembre se convierta en EX-carrera (EX, no de excelente, sino de excremento) es la popularísima entre los sociatas (original de bachiller de sociales) que piensan que una filología está por debajo de su status personae (esto en latín me lo acabo de inventar): Traducción e interpretació, oish. Porque claro, filología es igual a ser un profesor de mierda, y traducción de abre las puertas a un mundo mágico de traducciones de libros famosos bestsellerianos, a interpretar en la ONU, en la OTAN, la NASA, en la y en el ANO de Mariano. Un traductor se especializa en idiomas, claro que puede enseñar como un folologuillo de tres al cuarto. Si te pones a mirar en el chuenchi o en el fotologjgjgj de los entusiastas estudiantes de traducción, verás que entre sus pelis favoritas se encuentran “La intérprete” o “Lost in Translation”.

¿Y cuál es la realidad? ¿La, cruda, raw, roh, realité?

“LOST IN IMAGINATION” (próximamente un artículo poniendo a parir a esta pseudo-carrera)

A lo que iba que me pierdo por culpa de la ira (¡la ira de Akangtsuko!). Vivir en una residencia de estudiantes sin acceso a una minitv o monitor con el cual conectar una simple ps2 y sin poder traer una DS porque mis hermanos mellizo son dos y si se ponen uno encima del otro me sacan una cabeza, y me dio miedo sustraerles mi DS por miedo a ser víctima de alguna extraña técnica a lo “gemelos Derrick” de Oliver y Benji. Los gemelos y demás, que siempre han sido lo más parecido a los x-men en la realidad.

Es un auténtico infierno psicológico, y personal pasarse tardes ENTERAS sin poder echarse una textura bump mapping a la jeta, o poder machacar un botón caramelizado para cargarte aunque sea, a algún monstruo típico, ya sea un perro rabioso, o un subordinado currante a tiempo completo. Dadme resoluciones bajas, dadme bajadas de frames, dadme el juego de E.T. de Atari, o mismamente el Superman 64: ¡¡¡DADME ALGO ESTOY DESESPERADOOOOOO!!! ¿No veis la cantidad de signos de exclamación que acabo de poner sin pensármelo dos veces? ¡Esto es una cosa muy seria!

Ni los emuladores consiguieron salvarme, ni los juegos freeware consiguieron traerme un poco de descanso, ni el buscaminas de Windows me había parecido tan absurdo y aburrido hasta ahora.

En la residencia tengo Internet, y algunos ratos entretenidos he pasado foreando o leyendo los geniales artículos de Viruete.com o los cómics de Vgcats o Snafu. Pero cada vez que presenciaba peleas absurdas en los foros sobre si en una foto había o no medio millón o simplemente tres jaggies mi corazón se me partía en mil pedacitos. ¡INSENSATOS! ¿Qué hacéis perdiendo el tiempo delante del puto ordenador dejando de lado vuestras maravillosas consolas, vuestros juegos nuevos al alcance de la mano? Aquí una pobre víctima de la dichosa frasecita “Uno no se da cuenta de lo que tiene hasta que lo pierde”. Pues que el autor de tal sentencia se entere de que no “pierda” el rencor tóxico que se ha ganado de mi parte. ¡Que lo conserve bien!


Tengo tanto mono videojueguil, que estaría dispuesto a jugar a este despojo electrónico.


Dentro de 19 días, 19 larguísimos días de no tener ni siquiera clases por la mañana (que tenían su gracia, teníamos una EMOmascota en el aula), podré ser libre, volver a mi casa, volver a mi templo sagrado del frikismo (mi dormitorio), volver… volver….

Volver….

Con la frente marchita…

Volver…

A comer patatas fritas…y pechugas empanaditas…

Volver…

A la trescientos sesenta, a los años noventa (¿?)

Volver…

Al silencio bendito, del barrio de los viejitos…

Disolver…

El Nesquick en la leche, y pasar de la mierda que me ponen aquí que es un sucedáneo chino del colacao…

Conclusión de la primera parte:

No abandones a tus consolas a su suerte. Ellas no lo harían…

…no pueden hasta que Nintendo saque un periférico de plástico con el que puedan desplazarse por sí mismas. P.V.P. (Precio Venta para el Público): 40 euros. P.V.R. (Precio de Venta Real): 12 euros. ¡Vive la verdadera New Gen!

1 comentario:

Zaphira dijo...

Bonito poema del final xD. Estoy de acuerdo contigo, donde esté el nesquick, que se quite el colacao! Un poco exagerado, en mi opinión, pero bueh! Por cierto, no tenía ni idea de que tuvieras hermanos gemelos, la de cosas que se entera una a estas horas...xD