domingo, 28 de septiembre de 2008

9 meses sin videojuegos. Parte II (LOST IN TRANSLATION).

Persiguiendo mis sueños de gloria traductológica, decido probar suerte en Soria, en lugar de Salamanca que me caía más cerca, pensando que sería un lugar menos fiestero y tranquilo. ERROR GORDO Nº 1.

Creyendo que un piso sería mucha carga económica para mí apenas mileurista familia, decidí meterme de cabeza en una residencia de estudiantes, donde creí que habría un ambiente de estudio favorable. ERROR GRODO Nº 2.

Creyendo que tendría un buen nivel de inglés tras un porrón de años en primaria, ESO y bachillerato, me presenté con ilusión a todas las clases de Inglés B I. ERROR GORDO Nº 3.

Creyendo que en una universidad pública encontraría estudiantes con el mismo nivel, asignaturas con contenidos introductorios, un año equilibrado, profesores coherentes y un programa adaptado para aprender, me entregué con total e ingenua devoción a una carrera preciosa y con futuro. ERROR “EPIC FAIL” Nº 4.

Bien, ahora el diagnóstico del antivirus y troyanos de mi cerebro tras un proceso de desfragmentación a lo MS-DOS.

RESULTADO FINO nº 1: En Soria están todo el puto año de fiesta. Así no me extraña que, a pesar de ser capital, con sus 30000 habitantes, sea una ciudad secundaria, que por no tener no tienen ni Carrefour. Eso sí, de establecimientos chinos te vas a hartar. Llegué en julio a hacer una prueba de traducción, una engañifa en plan elitista para permitir el paso a los “que dan la talla” y a los “que no dan la talla”. ¿Exigente? No sé, pero en mi clase había gente, que lo más que darían, era darle a las rallas porque otra cosa…

RESULTADO FINO nº2: Lo de las residencias necesitaría no un artículo, sino una tesis doctoral aparte. 380 euros al mes, vaya agujero más negro, habría sacado más rentabilidad invirtiendo en filatelia con un préstamo de ING Direct. Gente chula, comida triste, ruidos incesantes, un micro-cosmos de pura hipocresía social.

RESULTADO FINO nº3: Con el sistema educativo actual, que ya ni tengo claro si es LOGSE, BOE, CHOPE, o YOKESÉ, te pasas desde tercero de primaria, hasta segundo de Bachillerato, estudiando como unas 5 horas semanales inglés, durante diez años escolares. Llegué a la universidad con un 20% de la gramática aprendida (y mira que sudaba con las pasivas y las defining y non-defining) y un 10% de vocabulario. De esos porcentajes, el 70 % de cada uno, lo adquirí a base de press start, options, potions, y game overs. Muchos game over, todo sea dicho.

RESULTADO “CRITIC WIN” nº4:

True lies

Lie-“Creyendo que en una universidad pública encontraría estudiantes con el mismo nivel,

True-Escuela oficial de idiomas, viajes de verano a golpe de talonario, bilingüismo natural, “tengo un hermano mayor superguay que ha viajado mucho y me ha enseñado desde siempre”. En las pelis de Disney en los que el prota supera sus obstáculos por el afán de superación y el esfuerzo individual, nunca veréis a un estudiante de traducción. Sus cursis repelentis rivales ganarían inevitablemente.

Lie-asignaturas con contenidos introductorios,

True- “Bueno, ir encendiendo ese portátil que como buenos españoles adinerados poseéis y que no se exigía para entrar aquí, y me vais traduciendo este artículo del Niuswik a un nivel aceptable. Es decir, que me divierta al leerlo.”

Lie-un año equilibrado,

True- 1er cuatrimestre: 3 cuatro días a la semana de 3 horas de clase, 1 día de 4 horas y el otro de 5 horas (putos miércoles); dos exámenes en febrero; DOS, con semana y pico entra medias de cada uno (la gente se quejaba por falta de tiempo, cuidado). 2º cuatrimestre: De lunes a viernes, respectivamente, 4, 5, 6, 3,4 horas por día, se añaden mágicamente dos asignaturas que según palabras de los profesores “necesitarían un año entero o más”, y 9 exámenes en junio. Los de traducción, que nos tocamos los huevos “siempre”.

Lie- profesores coherentes y un programa adaptado para aprender,

True- Profesores extravagantes ya los habéis conocido en cualquier lado, pero una asignatura en la que no hay teoría para enseñar lo que se supone que te va a dar de comer, seguro que pocos habrán visto. Bueno, puede que algún estudiante de arte o filosofía…

Lie- me entregué con total e ingenua devoción a una carrera preciosa y con futuro.”

True- Perdía el tiempo como un imbécil partiéndome los codos en un timo patético y con menos futuro que una Dreamcast 2.

Finalizo con una célebre cita de un profesor de lingüística con su puesto y sueldo fijo asegurado, y sus dos cohones como dos bolas de demolición:

“No estudiéis inglés, francés, alemán ni italiano. Esos idiomas están ya muy quemados en el mundo laboral. Aprended chino, rumano, búlgaro, que si no, os vais a comer los mocos. Bueno dicho esto, empecemos con la teoría…”

1 comentario:

Zaphira dijo...

Eso lo explica todo...algunas cosas no las he entendido muy bien, pero lo suficiente como para saber que lo pasastes mal...Traducción es una carrera muy bonita, deberías retomarla. Yo estoy muy contenta aquí en Salamanca, así que no entiendo porqué no la escogistes como tu primer destino...tendrás tus razones, me imagino. Es verdad que aquí hay mucha fiesta, pero no tienes porqué seguir a la muchedumbre. De hecho, yo no lo hago. Nunca me ha gustado salir de fiesta, me agobio demasiado, y no por eso mis compañeros de clase me odian. Hay de todo, oye, que en mi clase hay gente que desearías pegarle con una olla en toda la jeta. Tengo entendido que no has viajado mucho, pero seguro que si lo haces verás que te encantaría volver a estudiar traducción...No te rindas tan pronto, que estudiar una carrera que no te gusta no lleva a ninguna parte, aka. Bueno, esa es mi opinión sobre el tema. Pero no te fíes mucho, que estás leyendo a una tía más pequeña que tú que escribe a la 1 de la mañana sabiendo que mañana tiene clase...XD. Y para terminar, te diré algo que me ha dicho mi madre toda la vida: nunca es tarde para intentarlo de nuevo ;).