sábado, 20 de septiembre de 2008

Los plataformas han muerto...

…¡Nosotros los hemos matado! Si Nichi (apelativo cariñoso y chotero de un filósof… freak alemán muy influyente en cualquier joven “alternativo undergraun” de hoy en día, y de hoy en noche) hubiese tenido algún nieto (¿tuvo?) éste sin duda habría seguido el buen ejemplo de Tolkien junior y demás descendientes de artistas famosos, cuyas obras post-mortem surgen como por arte de birl(ar)ibirloque de debajo de un armario, o en el cajón de la mesilla que no se abre nunca (por que supuestamente contiene esos elementos caseros que nunca se utilizan pero que da reparo deshacerse de ellos, como las pilas gastadas, el calcetín sin pareja, juguetitos de feria de personajes televisivos o la biblia) y habría escrito algo parecido a la frase que me he sacado de un rato de aburrimiento. “Anda que suerte me he encontrado (sacado de la manga) una obra de mi famoso bisabuelo que se creía perdida (inexistente). Voy a llamar al experto (gafapasta listillo cultureta, pero de gran peso cara al público), que ya es hora de que mi bisabuelo vuelva a ser un fenómeno entre los preadolescentes”. Gracias a estas mundanas situaciones nunca estaremos desabastecidos de pintarrajos perdidos y apestosos con color y olor a orín, apéndices, crónicas, Caras B (y del abecedario al completo), cosos “olvidados” o cartas de contenido biográfico morboso, y las herencias se extenderán hasta el infinito. O por lo menos, si hay suerte, hasta que el tubular ese cuántico nos absorba extinga a la humanidad a ritmo de supernova.

¡Plataformas! Género videojueguil, cuyo alma mater reside en trozos poligonales cúbicos de tierra que se movían contra toda ley física, de izquerda-derecha y de arriba-abajo, y en cálculos mentales sin base objetiva ninguna sobre la distancia que había entre la “plataforma” y tú. “Eso ya está lo suficientemente cerca, ¡Salta Mario!” Tirutitu, tiriru, tirú, y Mario de cabeza al fondo del precipicio. Y éramos felices, muy felices. No, si ya lo decía Nichi, “Lo que no te hace Game Over, te hace más cabezón”. “Mecagüen, esta fase me la paso o no me voy a dormir” y no parabas hasta que llegabas al mástil final de la fase, o hasta que estrumpabas el pad contra el suelo.

¿Qué me anima a afirmar que los saltijuegos ya no parten el pan ni la pana, que están relegados a los cash converters, que ni en eBay tienen valor, que están en el cementerio, en un hueco, enterraditos al lado de la víctima anterior, las aventuras gráficas? ¿Dónde patinó su evolución lógica que tienen casi todos los géneros videojueguiles? ¿Por qué a los usuarios de móvil con tarjeta los tratan peor que a los de contrato, mientras que a mí me trata mal todo Cristo? Y al final del artículo, ¿y qué pasó con esos plataformas desaparecidos de nueva generación que continuarían el legado de Abu Simbel, de Arabian Nights, de Kings Valley?

La mala pata de las aventuras gráficas, la tengo bien clara. Olvidarse de los principios tradicionales de point’n’ click y de los fondos 2D prerrenderizados y tan bonitos, les supuso la soga al cuello, que han ido arrastrando desde Monkey Island 4 y Broken Sword 3. Moverse de manera que tienes los pantalones llenos de piedras y que las costillas se fusionen a la cadera, de manera que tengas que rotar sobre tu eje para girar esquinas, es aceptable si tienes a mano una Magnum revientacholas zombis (imaginad los residente vil del 0 al 3, con code veronice included, sin armas, solo con puzles. RE aventura gráfica, calcado a los Syberia o al Monkey 4 ya mentado). No fueron listos los de Capcom ni “ná”, con el RE 4. En fin, que ver a una cajonera dando tumbos por una mansión encantada, no tiene gracia, a no ser que vaya dando tumbos escaleras abajo. Los escenarios de hoy en día, vacíos de detalles, expresión, sentimiento (uy, parezco un fan del modernismo, o del Black Metal justificando sus aficiones), completamente desnaturalizados, sólo valen para alargar la triste experiencia del jugón (kilométricas avenidas, salas de “encender y apagar la luz”), que por muy torpe y rompetechos que sea, se pasa las aventuras gráficas actuales con dos dedos (stick analógico, y botón de coger/usar/hablar/correr/empezar/acabar/invertir/defecar).

Pero con los plataformas… ¿Qué MOSTACHOS pasó? La repetitividad no puede ser, porque si no, Halo, Gears of War, Ninja Gaiden, Devil May Cry, Call of Duty, y Final Fantasy (el colmo utópico de la repetitividad) serían juegos sin secuelas ni precuelas que valgan. ¿Falta de humor? Psychonauts destilaba humor clásico por los dos costados del DVD. Curiosamente, existe un caso claro de intentar escapar del lobo a base de humor. Humor negro, que contrasta enormemente con las partes anteriores, de humor light descafeinado vitalínea: Rayman 3.

Michel Ancel desarrolló este juego tras una maratón de Monthy Python, Benny Hill, Simpsons, Seinfeld y las de amor de Woody Allen (te ríes por no llorar sangre). Que el torpe co-protagonista se meriende al malo final al principio y que te vayan acompañando él y sus comentarios sarcásticos durante todo el juego, no es normal en un plataformas. Citas de este juego, en serio yo flipé y lloré de risa con prácticamente todas:

(cuando pegas a Globox, el compi)“Cuidado Rayman que estoy embarazado”

“Kalimaaaa, pata de cabraaaaa” (Globox inenta abrir una compuerta cerrada, a base de recitar frases de pelis famosas, aquí, la segunda de Indiana Jones. Hay más pero no quiero pasarme con los destripes)

“¡Me tengo que ir a comer el yogur!” (Un bicho que liberas de una jaula. Según los salvas van soltando frases de, “uy me tengo que ir, no es que no quiera ayudarte…”)

“Estas hadas se pasan la noche del sábado de parranda y claro, al día siguiente de resaca. Además están viejas y chochean” (Esta no la recuerdo al pié de la letra, pero lo de chochear sí lo dicen claramente.)

“¡Qué bien se te da escalar! Deberías presentarte al casting de Spiderman 2. El Traje te quedaría genial” (un secundario que es una rana con alas, mientras te ve escalando una pared)

…Y muchísimas más. Lo recomiendo encarecidamente. Humor de guión, y humor visual, además de contar con un doblaje sublime y cachondo, nada de “suena a leído”.

Otros casos de humor irónico en plataformas (que al fin y al cabo de poco les sirvió para escapar de la quema), se dan con Whiplash (“¿Qué lleváis en ese disquete? ¿No será… porno?”, “Se avisa a los empleados que si chupan las tuberías radiactivas invocarán al ángel de la muerte Samael y se llevará sus almas… así que por favor: No lo hagan”), Vexx (en este a un jefe final le pegabas en la entrepierna), los Jak (la rata que te acompaña, Daxter. A mí no me hacía ninguna gracia, qué le voy a hacer.) el Oddworld Munch’s(aunque estos siempre hicieron gala de un humor muy ácido), Conker (jefe final, una MIERDA gigante que canta ópera), Voodoo Vince (Protagonista chuleta, humor puramente negro)… Y puede que haya más, pero no los he jugado (¡espero aportes!)

Debo añadir, y echar en cara inmisericordemente, con respecto a la saga Jak, Naughty Dog no hizo mucho caso a los anuncios veraniegos (ya llegan, ya llegan…) que nos animan a NO ABANDONAR en la cuneta a nuestras MASCOTAS. Que ellas nunca lo harían, que no odian, ni hacen guerras, blablebli… Los cachondos de Naughty Dog se desprendieron bien de Crash Bandicoot, endosándoselo a una compañía de segunda división. Ya me los imagino a los pobres: “!!!Mirad tios, Naughty nos deja explotar su famosa franquicia Crash Bandicoot!!! Y sólo a cambio de unos dólares con los que financiarán una cosa rara llamada jako o no sé qué. ¡Qué pardillos!”. Luego llegaron las notas de los Crash nuevos… 5, 6… algún piadoso 7, pero nada de bombo ni hype. Naughty Dog, púdrete tú, tu Jak cani y la rata apestosa, y tu Nathan Cantizano buscavidas. Panda de chupabotes, chaqueteros, abrazafarolas.

2 comentarios:

The Slayer dijo...

Las plataformas no murieron, se conviertieron en Tomb Raiders.
Ya las podrian haber dejado descansar en paz en lugar de ponerles implantes de silicona, copon.

AkaTsuko dijo...

Un plataformero con un prota con pistolas en cada mano, no es un plataformas. Profana el statu quo plataformil. Salto en la cabeza, o combate cuerpo a cuerpo como mucho.


Si no, example given, Shadow the Hedgehog, un erizo oscuro y malote con una pipa más larga que su brazo. Toma exitazo.

Está bien experimentar y reinventar (LBP, whiplash, Vexx, Voodoo Vince) pero a veces la criatura puede volverse en su contra, señoras compañías. Léase El Moderno Prometeo.