miércoles, 1 de octubre de 2008

Medusa Prime

Para cuando este texto salga a la luz, probablemente la calorina del verano ya haya remitido: La operación retorno habrá enviado unos cuantos a los campos Elíseos, las tiendas volverán a abrir antes de las seis de la tarde, los chinos seguirán abriendo de ocho a ocho y El Corte Inglés comenzará de nuevo con su terrorismo televisivo, bombardeando a los escolares con anuncios de imposibles alegrías de retornar al colegio, volver bajo el yugo de la L.O.G.S.E. o el cutre- régimen que toque.

Pero no quiero dejar pasar este verano tan memorable sin hacer mi particular homenaje a los camaradas que han hecho posible que no me sienta tan mal por ser un bicho de ciudad y no exponer mis pezones al astro sol. Mis gelatinosos amigos han provocado lloros infantiles, “mecagüens” de obreros, y grititos adolescentes.

Me refiero ni más ni menos que a los METROIDES acuáticos: ¡Las Medusas!

No contentas con su pérdida de protagonismo de la emblemática saga de Retro Studios, los METROIDES han decidido enviar a sus primos no virtuales a fastidiar en lo posible a turistas internacionales, regionales, rurales y de todas las clases. Aquí no vale clasismo alguno, todos merecen ser víctimas de la ira metroide. Los telediarios son buena prueba de los estragos de su gelatinosa maldad. Todos los días, en todas las sesiones, los noticiarios hicieron eco del sufrimiento de los bañistas rojos de escozor.

Noooo, dudo que intentasen crear una cortina de humo, junto con la “genial” estampida de victoria del deportismo español, para ocultar a la masa ciudadana la crisis económica, en la que, gracias a la falta de información, no tengo ni pajillera idea de si, estuvimos, estamos, la sufriremos con la crisis o si ya estamos arruinados y pasando hambre y no lo sabemos. Nah, un presidente tan progre, ni la oposición de la verdad de Dios, nos dejarían estar ignorantes ante el peligro. Ellos velan por nosotros. Velan en sus yates, en sus barcos, compitiendo en regatas. La mejor forma de “velar” por el pueblo, sin duda.

Pero en fin, los metroides mediterráneos nos demuestran una vez más que salir de veraneo acarrea un montón de contras, que ningún pro-moreno puede justificar. Los metroides se enganchan a las piernas y con mala baba (son un 70 % babas sólidas, si es que a “eso” se le puede llamar sólido) nos clavan sus tentaculillos, que no se evitan ni con un traje climático que soporta ríos de lava.

A los parias sociales siempre nos quedarán como último recurso veraniego los Far Cry, los Crysis y los Turok para visitar paisajes exóticos. Y si Sony se decide por exportarlo, vayan haciendo sus maletas para viajar al continente del Sida con Afrika.

Artículo patrocinado por los dueños de negocios que se quedan en casa. Para ellos hacer el agosto no tiene diferencia alguna con hacer el tercer lunes de octubre.

2 comentarios:

The Slayer dijo...

Di que si, desde que inventaron el bronceador con repelente de medusas incorporado los Metroid ya no son lo que eran...
Por cierto, vistos sus gustos y aficiones le recomiendo pasarse por www.gog.com y tal vez encuentre algo de su agrado tirao de precio.

AkaTsuko dijo...

Gracias por el chivatazo.

Justamente, por falta de presupuestos, en lugar de agarrar el Fallout 3, "conseguí" el Fallout primigenio hace un par de días para matar las tardes universitarias, el cual se ofrece en esa web.


Vistos los suyos:

http://metroidsr388.com/

Eso sí que es es indie que roza lo profesional.