domingo, 22 de febrero de 2009

Cosplaysincrasia

Cuando un establecimiento occidental obtiene pingues beneficios cierta temporada, es común oir la expresión “hacer el agosto”. Los orientales en cambio, desde que decidieron dejar de jugar a los Samurais y de luchar pegando unos saltos que se pasan por la piedra cualquier licenciatura en física, utilizan la expresión “hacer el febrero”. No hay época mejor que la actual para los establecimientos chinos. Todo se debe a que las personas con vida social se pusieron de acuerdo hace muchos años e inventaron los Carnavales. Decidieron situarlo en fechas muy concretas, para asegurarse de tener control social. Cualquiera que intentase disfrazarse fuera de esas fechas, sería tachado de “otaku”, “friki”, “asesinodelakatana” o de la palabrota del momento.

No olvides la calavera estampada, no dé lugar a equívocos y piensen que vas de picoleto

Los chinos hacen su febrero, esto es muy cierto. Rápidos, simples y efectivos. Esta es la descripción que se atribuye a cualquier elemento de disfraz adquirible en los chinos. Aunque hay que reconocer que no es muy difícil tampoco satisfacer las exigencias del cliente de chino estandar en época de carnaval. Para muchos, el concepto de disfraz no va más allá de una peluca hortera de color chillón fosforito (dos adjetivos que, si la justicia fuese justa, nunca irían juntos).

Piradas del Caribe

Porque afrontémoslo, lectores. Carnavales no es disfraz currado, no es actuar fuera de lo cotidiano, no es llamar la atención. Carnaval es borrachera con un puto complemento horteroide encima. Pelucas dantescas (las antes mencionadas), globos (uff, qué original, globos, uff, que me desventilo), consoladores gigantes (el club de la comedia mature woman version), cuernos rojos de diablesa (por un millón de euros, la culpa es de........), un parche pirata, gafas del 1,2,3 (han vuelto, pero no en forma de chapas, sino en forma de adolescentes hormonadas putones), orejas de gato (y un plastidecor negro en tó la cara)... No te has gastado ni 2 euros y ya estás “irreconocible y súperoriginal tí@”. Pero aunque la gente acabe la laboriosa labor de disfrazarse con apenas las monedas sucias que se te caen detrás de la lavadora, los chinos hacen su febrero. Porque lo importante no es la calidad, sino la cantidad.


Una cantidad de la que no se es consciente. Puede que dependa del número de “cachis” que se hayan metido entre pecho y peluca, pero si preguntas a cualquier persona sobre su disfraz, no recibirás más que comentarios orgullosos y egocéntricos por su parte. No se les mete en la cabeza que vestirse de brujita (que por cierto, a mí siempre me han parecido más bolsa de basura negra tamaño bloque de pisos que brujas) es una idea que se le va a ocurrir a media población homo sapiens con coño en todo el mundo. Lo mismo para los tíos con el traje ese de La Naranja Mecánica.

Torquemada y el disfraz más torquemado: "De monja-ja-ja-ja-ja-ja"

En cuanto a los grupitos de esos que van de “alternativos contracorrientes” por la vida, tambien adolecen de una falta de originalidad, y de una sobredosis de egolatría supina, que les hace plantearse cosas como:


-“Hey para no ser como los guays esos, seamos guays vistiendonos de algo raro. ¿Alguna idea?”

Desbloquea logro Street Fighter IV: Trajes secundarios

Entonces salta el más “especialito” del grupito (el que sabe discernir entre anime y manga):


-”Ya sé, vamos a vestirnos de:”


Y aquí llega la tromba de rocambolescas y quilombóticas alternativas que propone:


-De pollitos azules


-De prostitutas travestis


-De pobres ricos


-De algún personaje ochentero (como los fruitis, aunque sean más de los 90 que de los 80 en realidad)


-De conejitas del playboy zombies


-De hobbits


-De ricos pobres (repetida, cuando ya le han rechazado la idea de vestirse de Death Note mil veces)


Una vez escogida la idea, reciclan toda la basura que puedan y ala, a salir de copas a ser alternativos. Primera y única vez que practicarán algo relacionado con el reciclaje y el desarrollo sostenible.

Joder, pero qué es eso.

Por eso, yo, para ser el más ultra alternativo e hypernanocool de toda la historia no registrada, siempre hago la misma coña cuando mis allegados me proponen la bochorhorrorosa idea de vestirme de black metalero, de vampiro o de cualquier memez similar: “¿A qué hora dics que quedamos? Vale, esperadme allí, que voy a ir de Hombre Invisible. Ya veréis que pedacho disfraz” (patapán pisch).

Hardcore Crosscostume: Kiss+Mujer de divertimento+limpiachimeneas de Mary Poppins

A ver este año, con cuántos Jokers ebrios os topáis por las vías.

2 comentarios:

lobo solitario dijo...

jaja k bueno tio, lo mejor es esa foto del tio que va SUPUESTAMENTE DE LA NARANJA MECANICA ¿pero ese tio ha visto esa peli? joder si eske se a pintao la cara de travesti , y luego estan las tias de la ultima foto que se supone que son angeles caidos ,ke parecen de ......... sin comentarios , en fin ....... hay cada disfraz porai ........

hibiki13 dijo...

Lo de desbloquear los trajes del SF4 me ha matao xD