martes, 24 de febrero de 2009

El Rey León es una Puta Mierda

Hoy a sido la gota que ha colmado el vaso. Mejor, el post que ha colmado mi navegador. Una vez más, respetando las sagradas leyes cíclicas de los foros, alguien ha vuelto a abrir uno de esos post que se repiten más que la noticia del telediario en verano cuando sacan a un reportero novato a freír un huevo en el capó de un coche. Se trata de un post lameculos, autoengañifa, timorrata, y progreguay (está de moda meterse con los progres). Otro maldito post dedicado “a esa gran obra maestra atemporal, El Rey León”. Ni es gran, ni es obra maestra, ni mucho menos es atemporal (prueba de ello es el particular proceso de descomposición de las cajas VHS: se vuelven verdiazules, igual que los tazos).

La selección social provoca que cuando crecemos nos empezamos a sentir avergonzados de las películas de Disney que nuestros padres muy amablemente nos hacían tragar sin pedirnos nuestra opinión previamente. A la voz de “Qué pesado estás niño, a ver si me dejas en paz un ratito...Ya sé, te voy a poner una película ¿quieres?”, ya estaba metiendo en el vídeo El Príncipe y El Mendigo, La Cenicienta, o La Moral Chusca de turno. Cuando te haces adolescente, gracias a internet, vas descubriendo los mensajes subliminales de las pelis de Disney (“Una polla en la portada de La Sirenita, jajajajjajaja”), las criticas mordaces de los blogueros, las ridículas fotos de las Jennys, las cuales siguen amando las pelis de Diney y a golpe de Varita Mágica y Lazo Poligonal crean esos collage que atormentarían el cadáver Rembrandt y harían segregar fluidos de placer al de Dalí. Y es en esa dura época cuando la selección social entra en acción y sólo sobreviven los que me jor se adaptan. Ergo, los que reniegan de su pasado dando botes con las canciones disney.

Pero El Rey León consigue pasar ese filtro. Da igual que seas Gafapasta, Ochentero, Elitista, Troll, Moderador, Otaku, Casual, o EsosQueVenMuchoPorno. Todos están de acuerdo en la maestría de la película, en lo emotivo de sus escenas, en lo graciolos que son Timón y Pumba. Y yo como soy asín, decido que están todos equivocados. Mucho.


Enemigos natos, compartiendo su amor por El Rey León

Como reza el título del artículo, EL Rey León alcanza la categoría Puta Mierda en la escala AkaTsuko de bagaje cultural, poniéndose a la altura del Tuning, de Crepúsculo, de El Viaje de Chihiro, el Super Mario 64, El Quijote, las escenas de sexo en el Cine Español, de los artículos de opinión de Arturo Pérez Reverte y Suzumiya Haruhi no Yuutsu.

A mí me importa un cojón de mochuelo que se gastasen ciento y la madre en las técnicas de dibujo que innovaron tanto en su momento. Far Cry 2 se ve mejor que El Rey León y nadie le va dorando la píldora. Amaneceres africanos con banda sonora de bosquimanos ya salían en los anuncios del ColaCao. Y en Memorias de África creo que también.

Los personajes son más deplorables que un casting de Gran Hermano. Simba (el inmaduro homosexual depresivo), Timón (el piltrafa que va de graciosillo haciendo gracias con onomatopeyas), Pumba (el puerco, sin más), la novia de Simba (cualquier zorrón de la casa), el trío de hienas (cualquier grupito de esos que luego van nominando por pactos), Scar (el malo que luego gana la edición haciéndose el falso). Igualico que Gran Hermano. El Rey León es caspa pura, sólo hay que ver la cantidad de melena que tienen los personajes.

El argumento es Puta Mierda plagiada. No, sé lo que estáis pensando y no, a mí me la suda que sea un plagio a una obra japonesa, no soy tan friki como para defender algo porquelodigoyoysinomepongoallorar. Si ahora nos pusiesemos a criticar los plagios, habría que pedir reserva para ir al cadalso. A la cabeza de la cola, Tarantino, que si por plagios fuese, habría que pegarle la cabeza al cuerpo tantas veces, que se gastaría el filo de la guillotina.


¿Banda sonora? Elton John no se merece el título de “Sir”. En todo caso de “Sar”, de sarasa. ¿Que si podemos sentir el amor esta noche? Pregúntaselo a la leona de la peli, que tiene que tener la columna vertebral hecha añicos. Si es que Pumba, como te mola el hardcore.

A continuación una dramatización de los hechos que de verdad ocurrieron en la película, grabados a costa de mi bolsillo. No me costó mucho la verdad, ya se sabe con estos actores que dan el pelotazo y luego acaban en la más mísera de las ruinas, masticando peyote y prostituyéndose con los hipopótamos.

Para visualizar el cómic correctamente, click.

PD: Por si a alguien todavía le quedaba alguna duda sobre la orientación homosexual de Simba, atención al título de la secuela (otra obra maestra ¿eh?): Lion King 2: Simba's Pride. Pride=Orgullo. Día del Orgullo Gay. QED.

5 comentarios:

The Slayer dijo...

A mi la que me mola es aladdin. Y las de caja blanca de videoclub, como ya debe saber medio interné.

lobo solitario dijo...

2 cositas

1º el rey leon es una de las mejores peliculas de disney , marco una época , en conclusión , un peliculon

2º el viaje de chihiro mola

Ronin dijo...

Plas, plas, te doy un fuerte aplauso. Esto es decir cuatro verdades como templos, sí señor.

Daion dijo...

Coño, por fin alguien que dice la verdad. Bravo.

Miriam dijo...

Totalmente de acuerdo, me pareció una autentica basura, cuando la gente me dice es espectacular le digo ¿has visto otros musicales?, siempre me dicen no, les digo ¿has visto la bella y la bestia? o ¿los miserables? ¿chicago? ¿hoy no me puedo levantar? contestan no, digo pues entonces no tienes ni idea de que es un musical.

Las canciones desastrosas, el idioma desastroso, me pareció ver una actuación de instituto, simba pesimo actor, ver a un niño correr en una habitacion vacia, con mamuts detras y el niño haciendo que corre, presimo y pagar 200 euros por dos entradas, me parece una autentica estafa.Decorado pesimo.

La gente perdonarme no tiene criterio, un escenario todo el rato vacio con dos o tres personajes, cuando salen las leonas a cazar......... en fin y ya cuando salen los niños leones dando vueltas en el avestruz de colorines, ya dije... esto no va a ningun lado. Decepción total. Sali muy enfadada