viernes, 3 de julio de 2009

El Cyber Shinobi




Las personas nacidas antes de 1980 tienden a sentirse superiores al resto de la humanidad. Echándole un vistazo a la juventud actual, licenciados en botellón y drogas guays, uno se lo piensa dos veces antes de criticar esa altanería y elitismo. Es mejor un pellizco en el escroto que una patada en los cojones. Más vale el ciento volando que el pájaro cagándose en tu mano.

Esa superioridad viene a cuento de sus numerosos ídolos de oro que irradian nostalgia y orgullo atemporal. Un ejemplo de ello es Golpe en la Pequeña China de John Carpenter. Ellos tenían esa película. Y como yo también quiero saborear esa superioridad, o al menos se intentará con el material del que se dispone. Yo tenía The Cyber Shinobi, el equivalente de la obra de Carpenter en la Sega Master System. Salió en 1990, pero güeno, redondeando a lo Carlos Sobera, podemos meterlo en la categoría de ochentero.

Si ves borrosa la sinópsis es que des de operarte de cataratas, así que mientras pides hora en el hospital lee esta sinópsis que he transcrito (fielmente):

¡Cyber Shinbi ha vuelto! ¡Y están robando plutonio de todas las plantas de energía atómica del mundo! Todas las naciones enviaron a sus mejores fuerzas para tratar de poner fín a esta desastrosa situación, pero ninguna lo logró. El único que puede enfrentarse al desafío es un bravo guerrero – Joe Musashi. ¡Coviértase en Joe Musashi y salve a nuestro hermoso planeta de la destrucción, y luego de paso venganse a tomar un bol de mate grosso!

Ya lo véis, el bravo guerrero Joe Musashi versus los ladrones de plutonio. Para hacer el juego más internacional y atractivo a ojos-no-muy-rasgados, y como la línea de occidente es más gruesa del Atlántico para la izquierda, se ve que decidieron bautizar al bravo héroe como “Joe”. No hay nada más molón en occidente que Joe. Lástima que el efecto grimoso que produce oir tal mezcolanza denominativa, sea el mismo que produce leer los siguientes: MacMártigan de la Mancha (EEUU+España), Mutombo Depardieu (Africa+Francia), Charlie Brown (Vietnam+Reino
Unido), Kimi Raikkokken ( Imbécil de Compañeros+Finlandia). Ni pa' tí, ni pa' mí: pa' lo cutre.

Joe salvando a indefensos oficinistas

Repasemos esta aventura, digna de cualquier Hardcore Gamer:

Round 1 (la contraportada dice que la cosa va por rounds): Las obras sin acabar

Al fondo, la oscuridad, con edificios negros, decadencia urbana, música ratonera, vándalos de verde a puño directo o con pipas que escupen lo mismo que las naves del Salamander. Como dije, es lo mismo que Golpe en la Pequeña China, solo que en videojuego. Mi cuadradote mando de Master System aún está recubierto por una fina capa de caspa (mi madre dice que es mierda, pero como soy yo el que se supone que debe limpiarlo, lo llamo como me da la gana).

CLICK PARA VER EN PANTALLA COMPLETA


Es importante recalcar el hecho de que las obras aun no están acabadas, pues conforme avanzas a lo largo de la fase cabe la posibilidad de que un trozo de la tarima se rompa y caigas en un pequeño agujero sin fondo. Muy útiles en el laborioso oficio de la construcción, pues en él los curritos tiran el papel albal de sus (cientos de) bocatas, escupen y orinan. Una muerte a la que no puede rebajarse un ninja como el bravo Joe.


El jefe final de esta fase, resulta ser el jefe de la obra, aliado con los malvados ladrones de plutonio, que para atacarnos utiliza su mejor arma: su excavadora amarilla. A unos 0.5 km por hora intentara embestir al bravo Musashi con la pala del trasto de seis ruedas. Joe, a base de ataques a la cabina del conductor, sólo podrá vencerle con su poderoso ataque ninja: sacar la katana de su funda y zarnadearla delante de sí mismo medio segundo, ataque que tiene un alcance de dos meñiques puestos de canto.

"¡Maniobra Paco que todavía no rozas! ¡Dale dale daleeee!"

Round 2: Puerto Banús

Joe Musashi no tiene que interceptar un cargamento de droja, no se va a comprar un yate que venda el príncipe de segunda mano, ni va a comprar cebo en la cebotienda. Entonces, ¿qué narices pinta un ninja en un puerto? Eso sólo le concierne al bravo Musasho.

¡Mira cuánto he crecido mamá!

En el puerto los malvados contratistas de la fase anterior han hecho de las suyas de nuevo y se han dejado los agujeros sin fondo abiertos.


Al final de la fase, a Joe le espera un batiscafo lanzamisiles. LA estrategia para la victoria consiste en confiar en que el submarino se acerce tanto, TANTO, que los orificios de salida de los misiles estén justo al lado del malecón portuario, para que Musashi utilice la técnica milenaria ancestral virtual socialdemocratofascista sectera con su katana sobre la ellos. Al acabar con el último orifico, el piloto del submarino se cabrea tanto que pulsa el botón de autodestrucción y al final se hunde pa' bajo.


Round 3: Al campo


A Joe le encanta dar más vueltas que a un intelectual el día del libro (los intelectuales también se merecían un dicho sobre dar vueltas) y por eso en vez de coger un barco, o de ir directamente a la fase final, se da una vuelta por un campo lleno de helicópteros que lanzan misiles de napalm del tamaño de chirizos muy gordos.

De cuando en cuando aparecen unos fans de Rocketeer (“roquetíer”) con traje espacial para darse ungarbeo por la pantalla, con sus motores a reacción en la espalada, apagados. Genial.

El mostro final consiste en darle en el morrico a uno de los helicópteros antes mencionados. La fase concluye con el helicóptero explotando.


Round 4: El ninja de la Selva


Y dios dijo, “campo, hazte selva”, y el campo se hizo selva. Y Joe Musashi dijo, “soy bravo y me meto en la selva”, y se metió con toda subravura y bravuconería que tanto caracterizan a los ninjas mestizos.

AkaTsuko jura no haber retocado esas rocas. Son así. En serio.

Para describir esta fase no hace falta más que poner estos gifs animados:

CLICK PARA VER EN PANTALLA COMPLETA

Boing, Boing, Boing

Cyber Pinchito
El jefe:


Round 5: ¡Sube pa' bajo niño!


Como de las selvas siempre cae cerca una catarata, un buen deporte de riesgo a practicar es lanzarse en picado sobre ella. Y Joe es tan macho, pero de un macho que es, que hasta la canción esa de “Berberechooo” de Rosendo le ofende.

Y al final de la catarata Joe se encuentra frente a ¿frente? A una especie de mesa-camilla de un Ikea cyberpunk.



Round 6: La Central Nuclear Del Peor y Más Maligno de los Males


Joe se ha ado cuenta de que va llegar tarde a ver su serie de ninjas favorita, Lechuza Roja,, así que ha decidido darse algo de aire y acabar de una vez por todas con los ladrones de plutonio.

En la central reside el batuburrillo típico de enemigos de todas las fases anteriores, ya sabéis, los trepas que han subido puestos a base de pelotear a os malos finales de cada fase, y así se meten en la fortaleza más importante por la patilla. Han ascendido a costa del duro trabajo de los obreros que se quedaron en el sitio que les correspondía, en fases anteriores. Murieron cumpliendo su deber de esbirros prescindibles, cada uno con su máster y título de dummysparrings.


Y el momento de la verdad se acerca:

UN CACHO CEREBRO EN CONSERVA


Créditos


Joe Musashi, que recordemos, es muy bravo, camina hacia el amanecer como hacen los héroes tras un trabajo bien hecho. Caminar hacia el amanecer, es el equivalente heroico a fumar un cigarro tras un polvo.


¡Bravo por Joe Musashi! ¡Bravo por él! ¡Qué musasho más bravo!

7 comentarios:

Illuminatus dijo...

Joder, la paleta de colores de la Master System sería mejor que la de la NES pero el uso que hacían, con esas rocas tan chanantes me parece una ful de estambul. En cualquier caso, a mí siempre me gustó más el Ninja Gaiden.

hibiki13 dijo...

Que gran entrada!!! Desde luego que me ha encantado jejeje. Grande AkaTsuko!!!

Helmantic dijo...

Buff, este artículo me recuerda también a otro juego de Master System: The Ninja...XDDD

Roy Ramker dijo...

Y dicen que los spin-off sacacuatos vienen de ahora xD
Genial y divertido análisis del juego ^^

JoseViruete dijo...

Bravo samurai! Que diga, Ninja!

1984 dijo...

No he jugado ni me suena si quiera el muchachote, pero me ha gustado la entrada.

Me gusta cómo redactas, no sé si te lo he dicho alguna vez : ) Y además tienes ingenio.

Y sí, he usado elementos tipiquísimos a drede. No me termina de convencer, probablemente en unos días, semanas o años lo pula.

Anónimo dijo...

Excelente juego, una de las cagadas mas grandes nunca vistas, pero tan malo que es bueno (ya es dificil en un videojuego), ese movimiento ortopedico de la pantalla (scroll), esa mezcla psicotronica de musica y ruidos (debido por solo haber tres canales de sonido y uno de ruido), ese sonido de helicoptero, tan original como peor imposible de sacar.
Que tiempos...