jueves, 24 de septiembre de 2009

Macius, pequeñico rey

En esta entrada voy a hablar sobre una serie de dibujos animados dirigida a los niños, que actualmente se está emitiendo en Disney Channel a altas horas de madrugada, en franja horaria para enfermos mentales, depravados, mostroplantas y pervertidos telefónicos. En la franja versión infantil claro está, los niños que merecen tales calificativos, que haberlos haylos, también tienen derecho.

No es un portento de la animación, ni su historia merece ser calificada de obra maestra (vamos, que no es One Piece. Vamos, que las dentaduras de los personajes no tienen el tamaño de un escaparate). No voy a reivindicar nada, ni a hacer viajes a la infancia y al recuerdo, que luego a los diez minutos ya he olvidado. Tampoco defiendo si es obra de culto, ni infravalorada.

Sólo voy a informar de que:

EN ESTA SERIE SALE UN PUNKI QUE ES AMIGO DE LA MONARQUÍA


Que la absurda y desproporcionada fuente sea prueba de mi entusiasmo por este descubrimiento.

Mexplico.Mecalmo.Meridiano.

En esta serie que se llama “Macius, el pequeño gran rey”, Macius, que es el niño protagonista pero eso no le importa a nadie, es el rey de un pequeño reino por razones que no le importan a nadie. Entre los amiguitos aburridos y carentes de pesonalidad de Macius se encuentra Félix (nombre punkarra donde los haya. Si es que los haya en algún lado).

Félix es un niño que tiene una cresta (como los punkis de verdad!!), una chaqueta mohosa y roñosa marrón (como los punkis de verdad!!), un pendiente que es un aro (como los punkis de verdad!!).

¿Véis la cresta? ¡Está ahí, sobre su cabeza! ¿No la véis?¡La cresta! ¿No véis la cresta?¡Es una cresta!

Félix siempre es el personaje que tiene las ideas más peregrinas, que consisten básicamente en hacer mucho ruido y llamar la atención, pero que siempre acaban en actividades poco útiles y sin resultado alguno (como los punkis de verdad!!).

Instantánea del tercer encuentro anual de la anarquía, el comunismo y otras corrientes molonas (este año especial kasakas rojas). Actividades previstas: leer demagogia, hacer botellón y gritar consignas rimadas.

Félix como es muy espabilado (como los punkis de verdad!!) se aprovecha de que su colega Macius es rey y posee plenos poderes para construir cosas, comprar cosas y hacer obras “para quedar guay” ante la peña (como los punkis de verdad!!... con sus papis adinerados).

Macius recién coronado. Su alegría se debe a que en su reino no existen las tiendas Tipo, por lo que sus súbditos no compran discos de Sociedadconzeta Alcohólicaconsdoskas, ni camisetas de A Palo Secoconka.

Félix vive en una especie de estudio/ático con suelo de madera. Y básicamente, como ocurre en todas las casas donde hay punkis, el suelo es lo único cosa que está en su sitio. Por alguna razón hay sábanas blancas tapando cosas, un sofá con un parche cosido, y unos agujeros sin parche por donde sale un muelle o espuma de relleno en forma de nube. No he visto suficientes episodios para saber si la está ocupandoconka, pero bueno eso no le hace menos punki, sino menos ladrón.

¿Todavía, oh lector (perdón, ¿dónde está mi sentido de la paridad sexual? Quería decir “@h lector”), no tienes las suficientes pruebas de que Félix es un punki como Dios (alias Evaristo el de La Polla) manda?


Pues atención, pues esta es la prueba defintiva e irrefutable:

FÉLIX TIENE UN PERRO CON CRESTA Y CON PAÑUELO ROJO QUE SE LLAMA “VAGABUNDO”


Vagabundo.



Va-ga-bun-do.

Una persona que ejerce las reglas del perroflautismo tan al pié de la letra tiene que ser punki por cojones. No tendrá una flauta (al menos que yo sepa), pero ser punki es el paso previo a convertirse en punki-perroflauta (en términos de pokemon, evolución primera y evolución segunda repectivamente. La piedra que se utiliza para acelerar el proceso de evolución en este caso se llama “costo”).


Félix practica a la perfección la hipocresía materialista, cínica, abrazafarolas, correveydile, trepa, y aprovechada. Su filosofía es el hedonismo disfrazado de nihilismo guay a cambio de nada. Su ideología política es: en teoría, el comunismo; en la práctica, el anarqusimoconka; en la realidad, el gastar mucho dinero en alcohol, drogas blandas, discos y merchandasing kapitalista punk pero él lo llama “ser ácrata” porque así la gente que le rodea le toma en serio (hasta que al rato se descubre el pastel del eufemismo guay). Como los punkis de verdad.

6 comentarios:

Montse Akane dijo...

Jajaja. Menuda serie rara que te ves ^_^ Es una forma de enseñar a los niños política... y se lo tragan sin saber...
... bueno, niños como tu dices, no creo que haya a esas horas viéndolos.

solondz_fan dijo...

Jajaja, lo mejor es que el punki trasnochado que haya creado la serie (que su merito tiene hacer una serie de animación) se la ha colado a Disney para que la emitan (eso si, de relleno) en su canal. Gran descubrimiento y gran post!

AkaTsuko dijo...

Concretamente, la echan a las 4 de la madrugada o por ahí.

Gracias por los comments! ^^

Illuminatus dijo...

Anécdota interesante de perroflautas: lo más asqueroso que he visto hacer a un punkarra bandarra de éstos fue, hace ya unos años, creo que volviendo de Karate un sábado o algo así, a uno que se estaba moldeando la cresta, que era más bien Mohawk cepillo, echándose zumo de frutas. Los efectos cuando aquello fermentase no me los quiero ni imaginar pero fue algo realmente espectacular en aquel momento.

AkaTsuko dijo...

No jodas... zumo... claro, como es un producto natural y eso es muy ecoprogre y tal...

Marisa dijo...

Me parece muy bien que se critique los horrendos dibijos de la Disney que como siempre roba textos maravillosos para recrear basuras animadas. Te recomiendo que leas "El rey Mateo" de Korczack.
Un pediatra y pedagogo de lo mejor que ha existido en el mundo.