domingo, 22 de noviembre de 2009

He llegado a mi límite

Estaba yo inocentemente descargándome material libre de licencia/copyright/cosas de esas que te etiquetan de ladrón para descargar, cuando de repente, sin previo aviso (ni siquiera el “chuing!” de error de Windows, ese sonido tan conocido) aparece ante mis ojos un mensaje fatal.


Me quedé patidifuso*. Con la boca abierta. Con los ojos abiertos de par en par. Creo que se me abrieron de impar en impar, para que os deis cuenta del gran impacto emocional que supuso.

Me levanté de mi escritorio, pues mi deber era tomarme la experiencia de la forma más dramática posible. ¿Cuál era la mejor manera de manifestar mi preocupación ante un mensaje tan misterioso y obscuro (con “b” de “bastante oscuro”)? Lo primero que hice fue aprovechar que el día estaba nublado así que apoyé mi codo en la repisa de la ventana, mi barbilla en la palma de la mano, y puse cara melancólica. Cuando me empezó a doler el codo, que cedía al peso de mi cabeza, dejé de hacerlo. Se me quedó la zona de apoyo del codo roja, pero fue entretenido rascarla un poco. Lo siguiente fue salir a la calle y correr por una vía transitada exagerando mucho la respiración. Me cansé rápido, así que volví a casa. Por último me comí una manzana. Para justificarlo, os notifico que cuando masticaba lo hacía con bastante sospecha.

Había llegado a mi límite. No sabía cuál, pero el caso es que había llegado y no había marcha atrás posible. Era hora de que cambiasen algunas cosas, jamás se me permitiría volver a mirar atrás. Mi cuello no gira 180 grados exactos. Se pierde la práctica con el tiempo.

Pero no iba a permitir que los sacaperras de Gigasize tomaran el control de mi vida, así que decidí preparar un plan maestro de venganza. Me inspiré en V, el de la peli V de Vendetta. Pero eso fue sólo en un principio, pues me di cuenta de que seguir su ejemplo implicaba leerse muchas obras de la literatura universal clásica y aprenderse de memoria un montón de citas horteras. Así que deseché la idea rápidamente.

El resultado de mi venganza aquí lo tenéis, a cambio de un click. Sé que os pido mucho, pero ojalá hubiera otra forma… ojaláaarrrghhh!!!!1111


----------------------

* Patidifuso: Que se te ven borrosas las piernas

** Un AkaByte es 1000000 veces más grade que lo que cabe en la cabeza de Antonio Resines

6 comentarios:

Armabot dijo...

Ha! Ha! Ha! No sé de qué va la historia pero ha dado pie a una buena entrada. Y menos mal que no pulsaste el banner de adivinar el día de tu muerte...

Illuminatus dijo...

Malditos servers de bajada limitada. Así no hay quien baje porno de forma decente.

Gelorum dijo...

Jajajajaj!!!

Muy bueno Akatsukoo!!

Oye, Cuando te dice esas cosas ¿has probado a apagar el modem, esperar un minuto y volver a encenderlo? Probablemente así no te salga ese mensaje. Prueba, a mí me funciona XDD

Un saludo!!!

PD: Nos leemos en Gakuen!!

1984 dijo...

Eso me recuerda que ahora Rapidshare no deja descargar nada cuando hay mucha gente conectada : (

Serpiente dijo...

Cuando pasa eso, lo mejor es irse a dormir para recargar energía. Mañana será otro día

Russianwhite dijo...

xDDDD El rey de los frikis eres xD

Gracias por pasarte por mi blog! es como si una super estrella hubiera venido a visitarme xD