sábado, 8 de mayo de 2010

Indiana Jones y los vellocinos de Orasmus


Advertencia – Warning- Achtung – Cuidadinho – Pggguecaucioné – AlertaBerlusconiAlerta: Esta entrada contiene humor racista a diferentes niveles DEFCON que irán notificados.
En el caso de que, dios y otras entidades místicas de pega lo quieran, Indiana Jones se divorciara y mandara a su hijo a tomar por saco* y volviera a irse de aventuras como el pueblo manda, estoy seguro que una de ellas involucraría lo que hay de legendario y misterioso en los estudiantes Erasmus que vienen a las universidades de España. Los símiles con las películas del Doctor Jones son muy significativos: los españoles, como pueblo aborigen y atrasado que somos (y esto lo reconocemos muchos de nosotros y lo puntualizamos con mucha frecuencia) somos los de las lanzas y las cerbatanas, y los objetos sagrados que Indy intentaría llevarse a un museo mientras le perseguimos por la dehesa serían los estudiantes Erasmus. ¿Por qué ellos?
Porque los tratamos como si fueran ídolos, vellocinos de oro
He oído que los compañeros de piso patrios que comparten alquiler con un Erasmus ponen trampas en los pasillos previos a sus habitaciones. Si no andas con cuidado una roca enorme de pelusa te arrollará por haber pisado el baldosín equivocado.
Aunque en este caso los malos no serían los nazis, ya que sería una contradicción que Indy intentase ponerlos a salvo: muchos Erasmus vienen con los ojos azules y muy rubitos ellos de los países arios (DEFCON-5).
Es increíble cómo los Erasmus irradian delicadez y dependencia en suelo ibérico. Irónico, pues provienen de países fuertes, avanzados. Deberían ser seres hiperdesarrollados capaces de enseñar español al mismo Sabina si se les reta. Pero es llegar a las clases de la uni y de repente toman la apariencia de los refugiados de guerras que ellos mismos financian y/o provocan (DEFCON-4). No tienen ni idea de nada, necesitan las indicaciones de todo, y mendigan el vocabulario del interlocutor con el que traten.
Si tienen alguna dificultad, por pequeña que sea, ponen cara de cordero degollado (de judío degollado en el caso de los Erasmus alemanes, ya que es una práctica que conocen mejor. DEFCON-3 y aumentando) y la conversación es algo tal que asina:
El Erasmus - Hola, esteeeee… disssculpa podrrrias aiudarme porfavor estoy buscando el sitio… eeeeh… de las profsores piorque tengo unassss preguntassss sobre la clase dhoy… eeeeeh porfavormuchasgrrracias.
El tontoceporro de aquí – Ay sí mira, (pobrecito lo difícil que debe de ser estar en tierra extraña sniff) yo te ayudo CON MUCHO GUSTO ¿eh? Que no se diga de los españoles jajaja, ¿ves esa puerta de allí, la que tiene un letrerito bien visible donde pone SALA DE PROFESORES? Pues ahí es, entras y preguntas. Oye si quieres te paso los apuntes de hoy y los de mañana y los de todos los días que tú quieras, no te cortes en pedir, que para eso estamos ¿eh?, para eso estamos…
Si cambiamos el género de los miembros de esta hipotética pero muy real conversación poco cambiaría la cosa, salvo por el añadido de [baba y lascivia] en el caso del español que toque. Da igual que en realidad el Erasmus en cuestión dentro de los estándares convencionales de belleza de su país de origen se clasifique como normal tirando a feo. Lo cuadriculadamente esculpido que hay en la cara de las alemanas y las italianas, los ricitos ridículos de los austríacos que pueden llegar a tener nombres culturalmente mortales si nacieran aquí, como “Tobi”, lo que hay de tropical en el vello corporal de las estudiantes de los países del este (tropicalmente frondosos, puras selvas vírgenes**), la embriagadora embriaguez británica y los arrumacos cerdos de los irlandeses en los pubs. Todo ello es el exótico despertar sexual que define a la atracción que sentimos nativos y nativas por l@s Erasmus (y todo ello es DEFCON-2).
De verdad que he sido testigo de cómo los españoles prestan toda su ayuda a los extranjeros, como si de recién nacidos de porcelana se tratasen. Y lo hacen con un altruismo y bondad tan impropios de los españoles que le hacen preguntarse a uno si lo que se interpone entre la caridad de un español y el necesitado no es precisamente una molesta ONG. Que traigan camuflados a los etíopes de Erasmus con una carpeta de universitario bajo el brazo (ya sabéis, una con dibujos de geometría aleatorios, carpetas con pinta de inteligencia) y el españolito le limpiará el pus con sus propios kleenex.
Asistencia 24 horas para los Erasmus. ¿Necesitas apuntes, saber dónde comprar cartones de vino para esas noches de jueves en el piso? ¿Aprender español a toda caña con amistosas quedadas de una hora en una cafetería local, “invitamosnosotrosporsupuesto”? ¿Sientes morriña de tu país y quieres escuchar como lo ensalza un asqueroso extranjero españolito, lamiendo el culo enumerando virtud por virtud tu tierra? SPAIN IS HERE FOR YE.
En ciertas ciudades con fama de ser “universitarias”, hasta se ha llegado a denominar al segundo día de la semana como “Los Martes de Erasmus”, el día en el cual los Erasmus salen de fiesta. ¡Un día a la semana para ellos solitos! Muchos personajes históricos tuvieron que sufrir mil y un males para tener un santo, un puñetero día al año del cual nadie se acuerda a menos que sea festivo y no haya que currar, no digamos ya lo que costaba que pusieran tu nombre a una calle. Pero es llegar estos, potar en las aceras con acento y toma, un día pa’ vosotros (DEFCON 1,5).
DEFCON-1: Pues es lo que pasa en España, y vosotros Erasmus desagradecidos de mierda, curiosamente sois la ostia de espabilados a la hora de salir de fiesta ¡eh!, formando grupitos de Erasmus bien vestiditos, nadie os tiene que indicar por donde queda la zona de marcha, ni el vocabulario para pedir alcohol, líquido multilingüe donde los haya, ningún problema para pronunciar “Coca Cola con vodka” ¿eeeeeh? Vuestra brújula orgánica funciona de puta madre para la diversión y para evitar la mirada si nos encontramos en un bar eh, pero no de puertas de la facultad para adentro ¡eh! Y qué mal las horas para cenar y para comer aquí ¿no? Qué pasa, ¿que no son naturales o normales? Qué pasa, ¿Qué vuestra digestión es de estómagos marca Ferrari y los nuestros marca seiscientos? Ni que tuvierais una puta frontera invisible o portátil y pequeñita alrededor vuestro, mamones. Cuando me dé por ir para allá con las ridículas becas Erasmus espero recibir el mismo trato mimoso y estúpido que recibís vosotros con vuestras gigantes jetas aquí, ya que los españoles somos tan graciosos y simpáticos y con salero y sangre caliente y demás polladas prejuiciosas que nosotros nos comemos con la sonrisa bien ancha y el culo bien untado de vaselina, o si no aquí va a haber Guerra Mundial. ¡Y entonces no os diré dónde queda Secretaría en la facultad! ¡A joderse!
-----------------------
*Preferiblemente dentro del saco y hacia un pozo sin fondo.
**Hay un chiste aparte en lo de “vírgenes” (patapán-pisch).

4 comentarios:

Illuminatus dijo...

Has cometido un error de bulto e irreparable en esta entrada: la escala DEFCON va desde 5 a 1 en sentido inverso.

Nada más. Circulen, circulen. Aquí no hay nada que ver.

Zaphira dijo...

Ufff, Aka, creo que exageras un poco. Los Erasmus no son tan así como dices, generalmente se tienen que buscar la vida para encontrar asignaturas que les convaliden en su país, y por lo menos en mi facultad, la mayoría de los españoles los ignoran. El año que viene me toca a mi, y ya lo estoy viendo bastante jodido sólo con rellenar todo el papeleo, así que cuando llegue ahí ni me imagino.
Lo de la fiesta no te lo niego, ya que suelen venir a España precisamente por el ambiente fiestero.

Kurama dijo...

Aka, hace tiempo que no hablamos, la verdad, es bueno que des señales de vida. Ya si eso algún día hablamos por el msn y si eso quedamos cuando acabe los exámenes o si eso para el próximo curso.

Por cierto, yo nunca he visto que se tratase especialmente a un erasmus, aunque eso sí, de alguna forma mis compañeros de clase son capaces de reconocerlos por pasillos de la ponti y escuchar como comentan "ahí está la erasmus" como si fuese en un tono medio despectivo... Bueno, de todas formas yo tenía pensado irme de Erasmus cuando estuviese en tercero y el grado se hubiese asentado, aunque desde luego, tal y como pintas a los erasmus, yo desde luego no me comportaría así, ya que es lo opuesto a mi personalidad XD

Bueno, espero poder hablar algún día contigo por el msn XD.

AkaTsuko dijo...

Me hace falta leer más novelas de Tom Clancy. Y empezar a leerlas.