viernes, 19 de noviembre de 2010

Series de comentarios

Quisiera hacer un breve comentario dirigido a todos aquellos consumidores insaciables de series de televisión. En concreto, me refiero a las series del tipo... ehm... "de personas"*... actores reales** esos que... ¡Joder! ¿Cómo cojones se dice? ¡Las series esas que tienen seres humanos zascandileando por ahí hombre! ¡Bichos humanos con volumen corpóreo, fluidos, globos oculares blanditos, plausibilidad material...! ¡Ya sabéis!

Me siento rodeado de fanáticos de este tipo de series, el boom es evidente: decenas de series de investigación cuyos títulos son letras aleatorias formando acrónimos, historias sobre gente con oficio (doctores, abogados, ladrones de oficinas), historias sobre Historia (¡Periferia peninsular erótica para toda la familia!), cosas de frikis, sitcoms con gracia, sin gracia, misterios autoconclsivos, producciones españolas copiando Descaradamente (¡plagio mayúsculo pal pueblo!)... Yo creo que nadie se puede quejar de inventario, la pequeña pantalla se ha convertido en una Botica muy digna donde no falta nada para nadie. Vamos, que para cada persona en el (primer) mundo, existe un [POST OFICIAL] para berrear todo lo que quiera sobre sus act(-)orzuelos por los que chorrean los orificios***.

Yo estoy un poco fuera de todo eso. Si trabajara en un edificio de despachos, cuando llegara la hora de no trabajar y charlar sobre actualidad**** me quedaría mutis. Quiero dejar bien claro que no es por ir a contracorriente*_*, es por pura pereza, no hay nada más corriente al ser humano que la pereza ¿verdad?

No es de extrañar, pues nada más echar un vistazo a la ficha en Imdb de alguna serie longeva, con franquicias de +700 episodios de 30 minutos, y te da un pasmo. Acometer la tarea titánica de comenzar a ver una de esas series desde el primerísimo episodio con la intención de llegar hasta el final es, no sé, algo así es hasta comparable a esas decisiones importantes que debe tomar el ser humano y que determinan un punto de inflexión irreversible en todos los aspectos de su existencia (tener un hijo, hipotecar la casa, pactar con el diablo, jugar al World of Warcraft en serio, confesar en público compartes con Sostres afición por la repostería púber...)

Pero las comunidades de fieles espectadores existen, es muy normal leer en twitter frases que prueban el hecho de que hasta se puede ser seguidor de 30 series y no perderse ni un piloto/estreno.

Pese a que carezco del tiempo, la dedicación y el empeño que exige este modus operandi de afición hardcore por las series televisivas*^_^*, por otra parte, creo conveniente hacer una aclaración acerca del disfrute de este boom de series:

Darse un atracón de episodios de madrugada, o en un fín de semana, NO ES DISFRUTAR

Todo este post viene a cuento de la desmesurada adicción por las series. No poca gente se renpantinga en el sofa y se ventila, no ya tramas de 3 episodios, sino temporadas completas de tarde en tarde. No se levantan ni para merendar. Aunque esos fans afirmen que disfutan de lo lindo con esos maratones, que se jacten del "no podía parar ni esperar al próximo", lo siento mucho, pero eso no es diversión ni entretenimiento.

Drogadicción.

Pensad en los dogradictos.

Ellos tampoco pueden esperar a la próxima sesión de su hobby preferido. También echan la tarde en acabar con su variado lote de consumiciones.

Los fumadores, llega un momento en el que ni saben el número de paquetes que han fumado (y estamos hablando de adultos que saben contar hasta diez ¿no?). No se acuerdan ni pueden especificar el número porque ni les saben ya a nada las colillas. Si estos espectadores feroces hicieran ejercicio de conciencia igual se darian cuenta de que ellos tampoco podrían concretar el número de episodios que se ven, por no hablar de que igual no se acuerdan ni de los detalles de lo que se supone acaban de disfrutar, a posteriori.

Entonces, ¿cuál es la solución?

Está claro que estoy exagerando (aunque no mucho, eh), pero me gustaría que se reflexionara sobre la siguiente alternativa a la hora de consumir historias:

Pensad en la serie que más os haya marcado. Ls historias que más os han abrumado. Los giros de guión que hayan provocado vuelcos de 360 grados a vuestro cerebro. Queríais acompañar a esos personajes, sus formas de ser os atraian de una forma que iba más allá de "qué frase más molona" y mucho más allá de la paja casual con aquella regular escena de cama. Enamorarse de un personaje, o de un lugar, de una manera que dejaría a Platón a la altura de un forero de SectaHentai.org. Recordad aquella sesión de 45 minutos en la que lo darías todo por ser simplemente un secundario viviendo como puede en ese universo salido de una mente que a todas luces honra la definición de la palabra "imaginación". Esa sensación de... de... de... no querer ver otro episodio por miedo a que se acabe la historia.

El polo es completamente opuesto a aquel al que se arriman los fans arriba mencionados. Cuando has llegado a disfrutar de una serie hasta tal punto de que te frenas en tu seguimiento de los capítulos... esa sensación al saber que todavía te queda algo por delante, el miedo a perder a esos personajes, esas historias... El regocijo que se siente al no querer acabar una historia no es comparable a la satisfacción inmediata que produce el ansia y la gula que padecen los espectadores de ahora.

Tienes todos los episodios a mano, y el tiempo necesario para ver un par de episodios, pero cuando decides deliberadamente posponer el momento que sabes vas a disfrutar, en previsión de lo jodido que te vas a sentir ante el abismo que hay tras los créditos del episodio finale, he ahí cuando has llegado a un estado de afición elevado.

El yonki no disfruta del pinchazo, si lo piensas bien.

-----------

*¡Espera! Los actores de doblaje en las series de animación, los persona-jes, la gente de los documentales, tambien son personas...

**¡Espera! Todo es real, en mayor o menor medida, todo pertenece a la existencia, hasta las ideas abstractas...

***Busque el lector el juego de palabras escatológico en la frase, si gusta.

**** Actualidad = "¿Qué te pareció el final de La Princes de Huévoli?"

*_* Ya lo comenté en el post de Cosas de Lost. ¡Qué ganas de verla para ver si sale alguna de esas Cosas! Ir a contracorriente está muy mal visto, afrontémoslo, los cínicos al ataque de los suyos, etc.

*^_^* Japonesa con rollitos de primavera a ambos lados de la testa.

1 comentario:

Illuminatus dijo...

Pues hazte a la idea de la desgracia q me ha caído cuando han cancelado Rubicon, que la estoy siguiendo a mi ritmo y ahora me quedan capítulos por ver sabiendo que se la han cargado, con lo puñeteramente buena que era.