jueves, 14 de abril de 2011

La carrera de la vida

Creo recordar que una vez leí en un libro de filosofía (esos donde salen Platón, Aristóteles y cuatro mataos más. Se ve que en toda la historia de la humanidad sólo esos se pararon a pensar un rato largo) una cita que era algo así como: "Necio aquél que piensa que sólo con el tiempo llega la sabiduría/conocimiento".

En otras ocasiones me he topado con otro dicho que reza (a la virgen de los seniles): "Sabe más el diablo por viejo que por diablo". Principalmente lo he oido de las repugnantes bocas de mis abuelos, y otros especímenes de esa caterva denominada Nuestros Mayores (qué hipocresía, muy nuestros no serán cuando los enclaustramos en asilos y soporíferos centros de dia cual pokeballs geriátricas).

Y ahora llego yo y más que dichir, pregunto, con tono de Bugs Bunny: ¿En qué cojones quedamos, viejos?

La respuesta parece seguir clara a los intereses que son consecuencia de la segunda frase. Anda que no se queda a gusto uno cuando decide darse a sí mismo la razón poniendo por delante los años que tiene.

"Yo es que tengo mucho mundo" - Mundo no sé, pero el ego, lo que es el ego, del tamaño de un planeta, por lo menos.

"Es otra generación, normal que no lo entienda" - Alguien más joven que tú te ha adelantado o superado de alguna forma, normal que te de rabia y te jodas.

"Aun te queda mucho que aprender, joven padawan" - Vaya FRIKI. Qué puta vergüenza, a tu edad y con esas memeces de Star Wars...

"Te falta la experiencia del que ha vivido muchas cosas..." - No confundas experiencia adquirida, con experiencia real gracias a que has tenido oportunidad temporal de llegar antes. No por mucho madrugar... guiño, guiño.

El significado de la frase filosófica, la primera: "Eh, que sólo con tener más años no demuestras nada más que el ser más viejo. Hay que currárselo un poco más, o directamente empezar a ello." Está claro que es mejor ignorar eso, no vaya ser que se descubra el pastel de que edad física no equivale a edad cerebral y los cuarentones, maduritos y cartonianos no puedan enorgullecerse más de sus canas de sabiduría (qué gilipollez, los bebes también nacen con pelo blanco en muchos casos, y muchos animales lo tienen así).

Todos los adultos son muy progres, y hablan de mirar hacia adelante, pero a la hora de ceder, ¡ay!, cómo les jode reconocer el esfuerzo de alguien más joven. En esos casos son más retrógrados que muchos viejos cebolletas. Porque el sentido del segundo dicho diablesco es: "Tengo más años que tú, ergo, tengo más razón. Gano yo. Tú pierdes." Tener más edad no te hace inmune a la falacia, al error, a la ignorancia. ¿100 años dices que tienes? La estupidez es inmortal. Has perdido.

Se habla de brechas generacionales. Dejémonos de tonterías y llamémoslas trincheras generacionales, que se produzcan batallas intelectuales en las que el jovencito deje de lamerle el ano al baboso del calvo y apolillado veterano. Los dos bandos ganarían algo de ello. Porque los bandos están ahí y estarán ahí siempre, por mucho que maquillen la situación con metáforas ñoñas de conexión maestro-discípulo. Algunos no son maestros de una puta mierda por mucho tiempo que lleven haciendo nada. Ni lo serán jamás.

Ahora es cuando llega la contrarréplica sobre la eterna lucha entre el joven que quiere destacar, la edad el pavo, el rebelde sin causa y el compresivo adulto, que contempla y mesa su barba (porque tiene más pelo gracias al tiempo... aunque más tarde lo pierda asimismo por obra del tiempo) que sabe que con el tiempo, el joven rabioso madurará y llegará a pensar lo correcto, a pensar como él. Y se cierra el círculo vicioso.

Si se quiere un ejemplo actual de todo esto: Un sociólogo se inventa un término, generación Ni-Ni, con el objetivo de describir una realidad socioeconómica. Un cualquiera llega, coge el término y lo utiliza con fines despectivos para con las generaciones que le siguen, se vanagloria en su posición de "nacido en tiempos más difíciles". Es más facil señalar con el dedo que mirarse al espejo y preguntar en voz alta: ¿Quién ha traído al mundo a esos malvados chicos nuevos? ¿Quién ha construido y dejado el sistema tal y como está en el presente si ellos apenas habían nacido? ¿Quién a votado y elegido a los líderes si lo jóvenes NO pueden votar? ¿Quién los ha colmado de comodidaes, quién malcría, quién se lo pone todo fácil y ahora les exige todo difícil? Aquí no existe el dilema del huevo y la gallina. Yo preparaba el cuchillo jamonero y tengo claro a quién hay que decapitar.

Si la vida es una carrera, y los que tienen más años a sus espaldas son los que están a la cabeza en los primeros puestos de la competición... ganaréis por llegar a la meta: Moriréis antes :D

¡Felicidades, habéis ganado!

8 comentarios:

juanarias83 dijo...

Menos mal que te sigo en Twitter, porque posteando cada tanto tiempo se me hace poco...

Illuminatus dijo...

Te ha faltado mencionar una palabra mágica para el caso: condescendencia.

Nada más. Hay gente que está en el lado profundo de la piscina y ni siquiera ha aprendido a nadar.

AkaTsuko dijo...

Gracias por seguir y comentar Juan. Si eso ahí están todas las entradas antiguas del blog, que yo recomiendo aun pasado el tiempo tras su publicación.

Illu, lo que más me fastidia es cuando hablan de "respeto" como si conocieran su significado mejor que nadie y luego no lo pongan en práctica, pero ni de cerca.

Monica dijo...

Muy, muy bueno el post.

Illuminatus dijo...

Aka, mejor no le doy muchas vueltas porque cada vez que pienso en los viejos que van por ahí con actitud de merecerlo todo por su edad, el estado del país y todas sus putas quejas, me quemo y me enervo.

Insanus dijo...

Buena entrada!

Internet se ha cargado esa presunción de sabiduría por edad acumulada. Eso sí, sólo en este trance consensuado por un hilo de cobre. Afuera seguimos con el refranero y con la gente que cree haber vivido y saber más sólo por tener más edad.

Pero aquí, produce ciertas cosquillas el día que descubres la edad de blogueros que respetas. A mí me ha pasado. Y es un gustazo ("¿Cómo cojones escribe tan bien? ¿Cómo ha podido ver, leer y asimilar tanto a esa edad?")

Sobre el refranero y las frases hechas comparto repulsa escribí una entrada al respecto, que igual echas el rato. http://homoinsanus.blogspot.com/2008/09/una-de-refranes.html

AkaTsuko dijo...

Insanus, muy buena selección.

Yo desprecio tanto la "refranería" como herramienta racional, que ni podría dedicar un post a mala baba en su (des)honor. No me disgustan como lo que son, latiguillos de humor. Pero si hay que ponerse serios con cualquier tema, los elimino por completo de mi mente.

A poco ¡a muy poco! que racionalice uno, cualquier refran pierde la pizca de validez que pudiera tener en cualquier contexto. Concediendo uno hipotético mínimo de validez, en principio.

Porque la naturaleza del refrán está oculta en su simpleza: son falacias bien avenidas, camufladas bajo una sonoridad campechana, cómoda a los oidos (y al cerebro).

José Viruete dijo...

Lo del Padawan es abominable, sí.