domingo, 15 de abril de 2012

Ty - The Tasmanian Tiger - Viaje musical

Voy a hablaros de un personaje llamado Ty. Para evitar confusiones, voy a dejar las cosas claras eliminando los individuos famosos que se puedan venir a la mente por ese nombre. En primer lugar no voy a hablar de este:

Ty Pennington, el presentador de Extreme Makeover - "¡¡¡QUE NO SE ME ESCAPE EL AUTOBÚS QUE VA A LA FIESTUKI DE LA COCAAAAAA!!! ¡¡¡ME METO MUUUUCHAAA COOOOCAAAAA!!!"

... ni de este:

Tai, de Digimon - "Mi mejor momento en la serie fue cuando Agumon me pidió ir al baño para hacer una caca muy grande"

Y aunque el título de la entrada hable de Tasmania, tampoco tratará sobre este:

No está entre mis Looney Tunes predilectos. Al poco rato de oír su BUAHGUAHUBUAHUHAHU me entra dolor de cabeza. Me temo que tampoco encajaré durante el inminente revival noventero

Esta entrada está dedicada a un entrañable marsupial australiano que protagonizó una famosa trilogía de videojuegos plataformas. Noooo, tampoooocoooo es Crash Bandicoooooot. Vaya tela. Qué agonías es esto de encariñarse con segundones que (quizá) no recibieron la atención ni obtuvieron la fama que se merecían. Yo me refiero a Ty, un tigre de Tasmania que protagonizó aventuras plataformeras durante la generación de la Equisbós-Gamekiú-Lapleidós (sic-sic-sic).

Esta entrada, en lugar de un repaso nostálgico-reivindicador de sus juegos, es más una selección musical de los temas que acompañan al jugador durante la trilogía de Ty. Esto es así principalmente porque yo no los jugué "en su día, de chaval", sino hace un año más o menos, y la verdad es que no hay que reivindicar mucho más allá de que son unos plataformas notables, dignos de ser catados una vez al menos. Así que haceos un favor auditivo y pinchad en los links a las canciones. Música de las antípodas, con alma Sainscuicsuisers. Os aseguro que es diametralmente opuesta al "ai si eu te pegou (mis ladillas)" del que supongo estaréis hasta los cojones, ya que también supongo al mismo tiempo que sois personas mentalmente sanas.

Espero que disfrutéis de este safari musical, totalmente gratis, y sin riesgo de que aparezca el rey Juancar con su escopeta ya que no hay elefantes en Australia.

Ty - The Tasmanian Tiger



¿Qué os parece el tema principal de la serie de juegos? Sí, la verdad es que resulta simplón. Pero esa es la funcion práctica, una melodía sencilla, reconocible, para que posteriormente se identifique siempre al personaje protagonista con una melodía musical que lo acompañe. Una técnica muy efectiva y clásica dentro del mundillo de la composición musical. Pensad en Darth Vader, Indiana Jones, la del parche en Kill Bill (aunque es melodía robada/homenaje)... Vuestro Spotify cerebral* comienza a reproducir las melodías correspondientes.

Pasemos a un material algo más destacable, que pese a derivar del Main Theme, tiene mejor ritmillo:



Mientras lo escucháis os cuento algo sobre el primer Ty. Un plataformas resultón, con un control algo tosco, pero adictivo. En lugar de los típicos ataques cuerpo a cuerpo (el torbellino de Crash, el spin nosequé de Sonic) o saltos a la cabeza de los enemigos, Ty se vale de una colección de boomerangs que le vienen a pares por fascículos.

Otro tema, más ambiental y sosegado. Para echarse la siesta en el porche de tu granja de koalas (?):



Al nacer, Ty acabó separado de su familia y fue criado por bilbies, el equivalente de los hamsters en Cangurolandia**. Al crecer, le toca tomar la antorcha heróica correspondiente a los protas que deben recuperar a su familia de garras del malvado de turno. Poco más hay que contar de la historia. En fin, el siguiente tema es de los mejores de esta primera parte:



Atención a las partes de uno de los instrumentos musicales más ridículos creados por el hombre: El arpita de boca (a falta de un nombre mejor... los de la wikipedia no me convencen).

El resto de los temas, aunque gozan del exotismo tropical de las antípodas y de variedad tanto instrumental como melódica, sirven más si juegas al mismo tiempo. Ya se sabe, temas de acción para los jefes, ritmos rápidos para carreras, sonido veraniego para las fases de agua (que en este juego NO son odiosas gracias a que Ty es flotador negro de natación*** y nada a toda hostia.), etc. Una anécdota chorra: Al jugar a la versión PAL, al menos la de xbox, hay un error de edición de doblaje. Tras ayudar a un personaje en el juego, nos da las gracias, y Ty en esos casos lo que suele decir es "¡sin problemas!" o "No hay de qué", lo típico. Pero debido a ese fallo, en una conversación, después de que le dan las gracias, Ty va y suelta "¡Qué asco!". ¿?¿?

Pasemos a la secuela.

Ty 2 - Bush Rescue



Jak and Daxter, cuánto daño hiciste a los plataformas. Primero te hicieron daño a ti. La saga GTA, en su momento álgido de fama, te arrinconó en un callejón oscuro y te violó sin contemplaciones. Quedaste marcado para siempre, y en Jak and Daxter 2 el estigma de GTA se notó. Ya no eras el mismo, ya no eras un plataformas. Como la mayoría de las mujeres maltratadas y violadas, te identificaste con tu agresor y te volviste un juego de tiros y vehículos en un ambiente urbano, oscuro, de submisiones repetitivas... Los que no estuvieron al tanto del debacle definitivo del género plataformero en la generación anterior, no entenderán la perversa alegoría del presente párrafo. Uno de los más evidentes síntomas de la pobreza creativa en la que estaba sumido el género, fue la influencia de los juegos sandbox, y más concretamente GTA, que incidió en las sagas de plataformas. De pegar saltos en entornos naturales simpáticos, los protagonistas de los plataformas se volvieron rudos anti-héroes de ceño fruncido que participaban en carreras clandestinas y cumplían submisiones para personajes secundarios que parece que se han escapado de un thriller mafioso de culto, robando coches, dinero, comprando armas de fuego... todo muy FLIPAO DEL GTA.

Ty, The Tasmanian Tiger siempre ha sido un poco copia de los Jak (aunque Naughty Dog no ha inventado nunca nada, jamás) pero con mucha personalidad propia. Aun así, en la secuela sí que se colaron ciertas cosas como el rollo cumplir misiones y viajar a puntos del mapa en un vehículo. Pero sin pasarse. La carta de fusionar el mundo creativo con el cyberpunk post-apocalíptico en las secuelas, no ha hecho acto de presencia en la saga de Ty. Al menos no de forma tan descará como en otras. Hay una ciudad inicial por donde pasean muchos personajes secundarios (muy simpaticotes, todo sea dicho), pero que nadie se alarme: No hay putas disponibles para que les castigues las tripas con un bate de béisbol. Ty 2 sigue manteniendo el encanto light de los plataformas de antaño. El tema de esta ciudad, llamada Burramadgee, mola bastante, sobre todo en la parte del solo de guitarrra, que mantiene el tono relajado de la canción:



No sé si a estas alturas de la entrada estaréis un poco hartos de los sonidos del diyiridú. También conocido como la flauta gorda esa que hace (forzad la garganta, como si tuvierais bronquitis:) GUAOOOOUOOAAAAOOOAAAOOOOAAAOOOOO. Allí en Australia, el digeridoo es el equivalente a hacer scratching en una canción de rap (mentira). El siguiente tema, de mi favoritos, cambia de tercio y casi que de continente. Disfrutad de este toque sudamericano, sin preocuparos de la repelencia latin lover o la loca cumbia youtubera:



Quiero destacar un tema que aparece muy brevemente en el juego pero que creo que está realmente inspirado. Música para un cementerio. No da miedito, pero tiene el punto melancólico perfecto para caminar entre tumbas de mármol. Que aprenda Tim Burton y deje de obligar a Danny Elfman a que le coma el minirabo de gótico (va con la tribu el ser un pichacorta):



Pasamos a la entrega final, pero no sin antes disfrutar de la guitarra española (seguro que algún melómano me corrige esto del tipo de guitarra) del siguiente tema:




"YO SÍ QUE ESTOY HECHO UN TIGREEEE. ¿OS HE DICHO YA QUE ME ENCANNNNTA LA COCAAAAA? ¡PASAD LA COCAAAAAAAAAAA!"

Ty 3 - Night of the Quinkan

Ty 3 comienza con un viaje interdimensional y un post-apocalipsis en plan Mad Max. ¡Oh no! ¡Ha caído en la tentación de lo que se puso de moda allá por los 2000'es! ¡Ty malote con pistola! Pues no. Pasado el susto inicial, Ty 3 sigue teniendo el encanto de los escenarios de fauna y flora australiana, sin apenas flipadas tecnológicas post-futuristas. Ty simplemente hace un breve salto en el tiempo, truquito de guión para justificar que el mapa ha cambiado, geográficamente hablando. Así los diseñadores del juego pueden meter fases nuevas sin tener que inventarse algo como que el protagonista viaje a otro país o época (ejem Crash 3 ejem Rincewind ejem...).


Por culpa de los flipados que usan internet (el 90% de los usuarios) le he cogido manía al adjetivo "épico". "Mirad, un nyan cat con la cara de Ty Pennington. ¡Qué épicooooo!". Putos subnormales. Por su puta culpa me entran reparos, cosquilleos en las mejillas fruto de la vergüenza ajena que siento al pensar en la palabrita. Y me da rabia, porque es el término adecuado para referirse al tono de Ty 3 y de varios de sus temas. Con la tercera entrega, el compositor, un tal Stamatiadis, toca techo creativo. Atrás quedaron los arreglos del main theme del principio de esta entrada. Sigue siendo Ty, pero con más originalidad. El siguiente tema puede que sea el segundo que más me gusta de todos, sobre todo por cómo va creciendo:



Pero antes de pasar al namberguan hay que tomarse un rato para disfrutar de la canción de la reformada ciudad inicial, Nueva Burramadgee. No sé vosotros, pero esas marcas marcando el ritmo, aunque mi cabeza dice que es repelente, mis piernas dicen que "nay" ("no", en australiano) y se mueven al contagioso compás:



A lo largo de la saga, se nos deleita con numerosos temas relajantes que nos acompañan tranquilamente durante nuestros paseos. Y el siguiente es de los más inspirados, de los que se agarran a la cabeza:



Pero no todo va a ser guitarreo español silbable. También hay hueco para moderneces varias como sintetizadores (pero sin abusar). A destacar, el tema de los Mini Bosses:



Y por fin llegamos al tema definitivo de la saga. Mi elegido. El que más se me ha clavado en el cerebro y que habré escuchado más de 50 veces (a ver con cuántas músicas de videojuegos pasa esto, si dejas fuera los temas clásico de las eras de los pocos bits). El premio para el lector que haya ido escuchando tema por tema y le haya cogido gusto al estilo de la saga. El destino de Ty 4 es incierto. El facebook oficial de los creadores muestra signos de vida en forma de nuevos concept arts, pero no hay anuncio oficial. Los juegos tuvieron su tirón, sobre todo en su tierra de origen, pero no alcanzaron el estándar económico para dar el salto a la gen de la 360 y demás. Desde aquí recomiendo la trilogía a los plataformeros empedernidos de verdad, como yo, que saben ver más allá de Marios y Sonics y catan y disfrutan con los segundones de nombres cortos (Ty, Vexx, Vince, Blinx, Conker, Tak, Tork, Cool Spot, Croc, Gex... algún día caerá artículo gordo sobre ellos ;D). No pueden presmir de repugnante fama nostálgica que marca generaciones, como ocurre con Spyro o Crash, pero sí que se mantiene fiel a los cánones de los que sabe disfrutar un aficionado al género: Exploración, plataformas voladoras, saltos calculados, variedad de enemigos... Que disfrutéis del tema, Southern Rivers. Espero que os atrape tanto como me ocurrió a mí:



----------------------

*Esta misma metáfora hace unos años hubiera sido con el Winamp. Qué recuerdos, el Winamp ¿verdad? Yo ninguno.

**Aunque odio que la genial secuela de los Rescatadores se llame "en Cangurolandia" ya que suena ridículo, se me acaban las formas de referirme al continente australiano sin sonar repetitivo.

***No existe ningún ranking de nivel por colores como el kárate. Me lo he inventado. Creo.

No hay comentarios: