sábado, 7 de junio de 2008

9 meses sin videojuegos. Parte I (AkaTsuko mártir)

Debido a circunstancias propias de la vida humana, un servidor dejó atrás su vida de jugón, muy emocionado por una parte ya que iba a empezar lo que sería, y es, mi primer año como UNIguaysitario (que para mí, es la mejor manera de denominar a los sujetos que habitan facultades y cátedras). Pero por otra parte me sentía un poco triste, que dejaba una prometedora carrera next gen recién comenzada, con la Xbox360 y la Wii. Yo pensé en su momento: “¿Videoconsolas? ¡Bah! Mi ajetreada vida estudiantil no me permitirá el lujo de disponer de horas para pasar delante de una tele con un mando entre las manos…”

Cuan equivocado estaba… cuanto.

En mi casi es como si me hubiesen salido 3 luces rojas a la vez. Y sin SAT.

Horas, horas y más horas, tengo a la espalda. Horas de tiempo libre, muerto y desperdiciado. He sentido como los segundos y los minutos se fusionaban para crear una nueva especie de hora de aburrimiento y de sopor monstruosa que me envolvía y me metamorfoseaba en el protagonista de la obra “El Tedio”. Que hubiese tenido más gracia si me hubiese convertido en una cucaracha kafkiana, que tenía por lo menos tele propia creo recordar, pero no pudo ser.

¿Cuál es mi carrera te preguntas? Pues la que espero que en septiembre se convierta en EX-carrera (EX, no de excelente, sino de excremento) es la popularísima entre los sociatas (original de bachiller de sociales) que piensan que una filología está por debajo de su status personae (esto en latín me lo acabo de inventar): Traducción e interpretació, oish. Porque claro, filología es igual a ser un profesor de mierda, y traducción de abre las puertas a un mundo mágico de traducciones de libros famosos bestsellerianos, a interpretar en la ONU, en la OTAN, la NASA, en la y en el ANO de Mariano. Un traductor se especializa en idiomas, claro que puede enseñar como un folologuillo de tres al cuarto. Si te pones a mirar en el chuenchi o en el fotologjgjgj de los entusiastas estudiantes de traducción, verás que entre sus pelis favoritas se encuentran “La intérprete” o “Lost in Translation”.

¿Y cuál es la realidad? ¿La, cruda, raw, roh, realité?

“LOST IN IMAGINATION” (próximamente un artículo poniendo a parir a esta pseudo-carrera)

A lo que iba que me pierdo por culpa de la ira (¡la ira de Akangtsuko!). Vivir en una residencia de estudiantes sin acceso a una minitv o monitor con el cual conectar una simple ps2 y sin poder traer una DS porque mis hermanos mellizo son dos y si se ponen uno encima del otro me sacan una cabeza, y me dio miedo sustraerles mi DS por miedo a ser víctima de alguna extraña técnica a lo “gemelos Derrick” de Oliver y Benji. Los gemelos y demás, que siempre han sido lo más parecido a los x-men en la realidad.

Es un auténtico infierno psicológico, y personal pasarse tardes ENTERAS sin poder echarse una textura bump mapping a la jeta, o poder machacar un botón caramelizado para cargarte aunque sea, a algún monstruo típico, ya sea un perro rabioso, o un subordinado currante a tiempo completo. Dadme resoluciones bajas, dadme bajadas de frames, dadme el juego de E.T. de Atari, o mismamente el Superman 64: ¡¡¡DADME ALGO ESTOY DESESPERADOOOOOO!!! ¿No veis la cantidad de signos de exclamación que acabo de poner sin pensármelo dos veces? ¡Esto es una cosa muy seria!

Ni los emuladores consiguieron salvarme, ni los juegos freeware consiguieron traerme un poco de descanso, ni el buscaminas de Windows me había parecido tan absurdo y aburrido hasta ahora.

En la residencia tengo Internet, y algunos ratos entretenidos he pasado foreando o leyendo los geniales artículos de Viruete.com o los cómics de Vgcats o Snafu. Pero cada vez que presenciaba peleas absurdas en los foros sobre si en una foto había o no medio millón o simplemente tres jaggies mi corazón se me partía en mil pedacitos. ¡INSENSATOS! ¿Qué hacéis perdiendo el tiempo delante del puto ordenador dejando de lado vuestras maravillosas consolas, vuestros juegos nuevos al alcance de la mano? Aquí una pobre víctima de la dichosa frasecita “Uno no se da cuenta de lo que tiene hasta que lo pierde”. Pues que el autor de tal sentencia se entere de que no “pierda” el rencor tóxico que se ha ganado de mi parte. ¡Que lo conserve bien!


Tengo tanto mono videojueguil, que estaría dispuesto a jugar a este despojo electrónico.


Dentro de 19 días, 19 larguísimos días de no tener ni siquiera clases por la mañana (que tenían su gracia, teníamos una EMOmascota en el aula), podré ser libre, volver a mi casa, volver a mi templo sagrado del frikismo (mi dormitorio), volver… volver….

Volver….

Con la frente marchita…

Volver…

A comer patatas fritas…y pechugas empanaditas…

Volver…

A la trescientos sesenta, a los años noventa (¿?)

Volver…

Al silencio bendito, del barrio de los viejitos…

Disolver…

El Nesquick en la leche, y pasar de la mierda que me ponen aquí que es un sucedáneo chino del colacao…

Conclusión de la primera parte:

No abandones a tus consolas a su suerte. Ellas no lo harían…

…no pueden hasta que Nintendo saque un periférico de plástico con el que puedan desplazarse por sí mismas. P.V.P. (Precio Venta para el Público): 40 euros. P.V.R. (Precio de Venta Real): 12 euros. ¡Vive la verdadera New Gen!

lunes, 2 de junio de 2008

Illusion Of Time (Parte I)


Aquí va mi primera tentativa que, por el bien psicológico, agrade en su lectura a un par de personas (¡sólo pido un par!).

He decidido que mi primer tema a tratar sea el videojuego para snes Illusion Of Time (si alguien quiere info, acudid a San Google o a Santa Wikipedia, que para eso están). Para mí este fue uno de los primeros (sino el primerísimo) juegos action-rpg que jugué en mi vida… en emulador XD, que me pilló la snes a mí muy chaval y a mí me llamaban la atención más los juegos de pastelillos de colorines y criaturas saltarinas de ojos saltones en juegos de personajes saltimbanquis (plataformas, vamos).

Pues bien, no sé recuerdo si lo caté en emulata de PC o si fue en esa gran máquina de scene que es la Xbox (la primera), pero para el caso da igual, ya que lo (re)jugué en los dos sistemas. Y para escribir esta entrada pues decido recomenzarlo una vez más, vaya por dios, con la de jeteás, ninllagaidensdos, y final(san francisco de)fantasís tan divertidos que tenemos a nuestro alcance en la actualidad y con los que seguro (seguro…) que me divertiría mucho más.

Pues no, no señor, porque frente a IOT, estos blasfemos juegos actuales son un truño frente a esta obra maestra de los rpg. ¿Y por qué? Lo intentaré justificar en los próximos párrafos y artículos (si es que los escribo, benigna pereza).

Enchufo el znesw, filtros y resoluciones a saco, un pad USB y viajamos al pasado (y sin condensador de fluzo, fíjate).



Primero nos encontramos con el logo de la difunta Enix, que por mucha fusión que hicieran con Squaresoft, la parte buena de Enix (la cradora de obras maetras) se contaminó de la ponzoña jotapopera de Square, cual pulmón tras una caja entera de habanos de una sentada. Tras ello, aparece como por arte de… software el título de la obra, Illusion of time (con una enorme M, que fijo que algún trasfondo tiene en el juego, fijo) y la consola espera que seamos lo suficientemente Magnánimos (aquí está el trasfondo de la M) pulsemos “start”.

Le doy. Segundos en Black (¡bleikout yeah!).Y el juego comienza con nuestro protagonista Will en la escuela. ¡NOOOOOOOOOOO!¡No quiero estar en la escuela que espantoooooo! Como Will se aburre (normal, es un colegio, son conceptos indisolubles como la H y la O de H2O, no me los imagino separados), el tío se pone a divagar sobre su vida y sobre su futuro laboral. Se ve que el colega quiere ser explorador como el yayo Indiana, y buscar, yo qué sé, si el arca, el grial, y la cristal skull ya están pillados, irá a buscar el legendario calendario de los mayas donde pone que en 2012 todos moriremos (la profecía post-apocalíptica que más me mola) y ponerse a escribir más días y así salvar la humanidad.

Y entonces tras establecer su firme decisión sobre lo que va a hacer, que ya podrían aprender los protas de los rpgs de hoy en día que van dando tumbos hasta que se les ocurre decir “bueno, que. ¿Nos vamos a la mazmorra final a cargarnos al malo, o nos hacemos unas subqueses?”, se nos da la primera gran sorpresa del juego: Es la hora de salir de clase. ¡BIEEEEEEEEEEEN! Sinceramente, estos de Enix no son gilipollas, saben lo que nos gusta a los estudiantes, y para empezar fuerte nos ponen en las manos a un héroe el minuto antes de que suene el timbre (un poco oxidado, en el juego, todo sea dicho), ese sonido mágico de segundo despertar mañanero, que todos disfrutábamos los días de diario en la escuela.








(Un receso) Me vienen a la memoria juegos rpgs donde se empieza o se pasa por alguna escuela en algún momento, y me acuerdo del infame (y por cierto, inflamable jejejeje) Final Fantasy OCHO y su universidad de Seeds, que son jedis pero a lo japonés y a lo maricón. Menudo equipazo tenían en el aula al principio, que te daban invocaciones y todo. En nuestras escuelas actuales como mucho lo único que se puede invocar es al dios Morfeo, y aún así sólo vale para caer en sus redes… En serio, cuando estrené el juego, tengo una partida aparte de unas 20 horas disfrutando de los bienes y servicios de la universidad, que si el campo de entrenamiento, que si los jugadores de cartas (que se me daba fatal el juego de los cojones XD)… aunque un poco incompleto, en la cafetería no se podía hacer ná de ná, el campo de entrenamiento a lo Dino Crisis 2 era un poco rallante , que en la partida de 20 horas me llegué al nivel 80 sólo luchando ahí… algo raro tenía el sistema de subir nivel del juego, me da a mí; la biblioteca no tenía cameos ni nada de otros juegos, salas enormes en las que no se hace nada y sólo un aula de estudiantes. Hubiese estado genial que se pudiese tener una especie de vida escolar Seed allí, no sé, se podría explotar más todo ese enorme escenario… en fín, tampoco me dio mucha pena cuando venía la pasma en motos (¡!) para cargarse todo el local.



No he encotrado una imágen mejor del aula esa.
Coño, los pupitres parecen máquinas recreativas echadas la siesta.

Me llamaban poderosamente la atención los pupitres electrónicos esos del aula, imaginaos la amplia gama de posibilidades que ofrecerían en la vida real:

-¡Quakeeeeeeee! El 2 por supuesto, en LAN en la clase, remedio infalible contra asignatura de historia Seed, ATPC las brujas y sus líos.

-Mesa amplia para jugar con el compañero al mus, al chin chón, a apilar las cartas en forma de castillo, porque las pantallas son tamaño Carmack, más anchas que la espalda de Batista, y no dejan ver al alumno, con suerte a alguno con cresta punk.

-¡Hackea todo el sistema desde tu propio asiento!

- Dormir, aunque esto ya lo hacemos como bien podemos en la vida real.


S. O. del pupitre. Incluye "faq", "soporte","más info","gmail,"tuenti" y agenda de botellón.


Lo que yo daría por una clase con esos equipos.

Otro juego de escolares es la saga Persona, de la cual sólo he testado el 1 y el 2, para Psx (para ePsxe, en mi caso), y bueno, testado, testado… cinco minutos. Cada uno. Dios, que toñazo de juegos, no se cansaron los japrogramers ni nada haciendo copy paste de las aulas de la escuela del uno con sus interminables pasillos, cuya vista en primera persona impresionaba de lo realista que era: Nuestro futuro profesional, un agujero negro infinito. Anda que no acabé yo hasta los huevos de ir aula por aula, “a ver qué había”, y joder, en cada sitio podías hablar con los de tu grupo a ver qué se contaban, y lo mucho que decían era “¿Falta mucho? ¿Llegamos yaaaaa?”. Qué pesadilla escolar más horrenda.

Bueno, volviendo al tema del artículo… ¿a qué estoy jugando? Ah sí al Illusion ése… Pues bien, al sonar la campana, un par de nuestros colegas se piran como alma que lleva el diablo (almas de estudiantes) a casa o a donde sea a juegar un ratete antes de que se haga de noche en 5 minutos (o salen muy tarde de dar clase o esto es un rpg). Uno se queda, el zanahorio ese, a saberse a qué, aunque el panorama no es muy alentador, una escuela/iglesia vacía, con un pelirrojo pre-púber y un profesor CURA solos sin nadie que pueda ejercer de “testigo presencial” en caso de producierse un delito cualquiera… Lo que costaba aprobar en esos tiempos.

Si subimos al tejado del edificio nos encontramos con una puerta hacia una dimensión desconocida donde una cabecha parlante nos dice que somos los elegidos para entrar en ese espacio VIP. Qué suerte, con lo caro que están los alquileres, ahí ya puedes vivir en una dimensión oscura paralela, con un sprite (de textura en movimiento, no la bebida pillín) de estrellas infinito. El protagonista a todo esto se queda como diciendo “Ams…”, que es la onomatopeya de msn para decir “Me importa tres cojones lo que acabas de decir”. También la cabeza nos dice que podemos salvar la partida. ¿No le parece estupendo señor Will? ¿Alguna declaración? “Ams…”

Si nos damos un garbeo por South Cape, que es el pueblo natal del protagonista, donde por cierto, no hay ninguna tienda, yo me imagino porque esta gente sí que leyó bien el panfleto de Marx y no del revés como la mayoría de los comuguays, y pueden prescindir completamente del sistema capitalista, aunque siempre hay algún listillo que se cuela por los tejados: “Tienes gemas rojas para intercambiar, ¿eins?”. Que por cierto menudo cabrón, en la versión traducida en la que juego el tío me dice, “No tienes gemas para intercambiar, déjame darte algunas” y en realidad no me da nada de nada, el muy villano. En la casa más grande, que es la de los ricos supuestamente, una especie de narrador al entrar nos introduce que es la casa de Erik y que es la más asín por que son ricos. Atención, dice “Will envidia a los ricos”. Ahí, ahí, juego realista donde se precie, con sentimientos negativos, nada de ocultarlos bajo una falaz hipocresía a lo FF.

En el primer piso del caserío ese, hay una mujer a la que le sale humo del cogote: “No estoy ardiendo, es una cura para el cuerpo. Limpiar todo el día me da dolor de cabeza”………….. Odio los chistes de drogas y tal, pero es que joder, es imposible no pensar en la tía María en este contexto. Vaya con la Jet Set de South Cape, vivir a lo grande. Mil disculpas por la broma a lo american teen movie, como las odio. En el tejado hay unas niñas jugando al, como se le denomina en mi pueblo, “el esconderiche/te inglés” en una especie de loop de programación infinito. Pobrecillas. Pero mejor eso que el loop de las tías de hoy en día en los pubs, me arreglo en 4 horas, me exhibo en 2 y media, y me desarreglo en 3 minutos y acostar.

Si vas a la casa de Seth, que es el hijo típico de padres conflictivos, al abrir la puerta te sale disparado por encima de la cabecha una “botella”, que sospechosamente se parece a un jarrón como los 4 o 5 que hay en cada casa del pueblo, y se cae al suelo y se desvanece en la nada, como si fuera un monstruo de FF. Para mí que este es el enemigo secreto chugo que cada rpg suele tener, pero por falta de tiempo lo incluyeron en esta escena de segundos de gloria, claro, ya que estaba diseñado y renderizado, no lo iban a desperdiciar. Pues la botella sospechosamente parecida a una olla, con ese cuello del tamaño de la boca del cantante de Aerosmith, una vez muerta ya podemos entrar en la casa, en la cual encontramos un profundo conflicto emocional y parental de cuatro líneas de diálogo que trata sobre cómo el irresponsable padre malgasta el dinero (no sé donde, porque en el pueblo como no te dé por lanzar monedas para matar a las gaviotas, las cuales vuelan hacendo “strafe” :O) y la mujer se desespera, es tal su desesperación que se contradice en la línea “Si no fuera por ese hombre, ya habría muerto”… Coño, ¡pues es un héroe entonces! ¡Denle una medalla y una botella que se parezca a una olla como recompensa! Nada, que la presión era muy fuerte para el NPC y a la actriz se le coló un “no” en su interpretación. Resumiendo, que con este panorama no me extraña que el Seth de mayor se dedicase a raptar negros y a Bruce Willis en Pulp Fiction para luego darles…

En la casa de Lance sólo encontramos a su pobre madre enferma y hambrienta, y no nos emocionamos más, porque no se cuenta nada más. Me pregunto si en un principio, el juego este era en plan combates por turnos, con mapamundi y subqueses familiares, pero nah, eso es de Square y su ponzoña de ideas (cuánto les quiero). Y bueno, el pueblo no tiene nada más de interesante, mención especial a la mujer cuya labor es “llevar una olla de un sitio a otro” en la misma calle, o al hombre que vende armas (otro capitalista que se nos cuela) pero que no se las vende a niños. Qué bien nos hubiese venido este filántropo cuando lo de Columbine, la de películas cutres que nos habríamos ahorrado. Y algo más se habría salvado, pero es que ahora no caigo…



En la cueva a la que vamos tras la escuela para relajarnos y tal, los amiguetes se entretienen viendo como les montas el circo, moviendo estatuas con el poder de majorette que tiene Will. El tío mueve un palo “lila” que lleva siempre a la espalda para mover cosas desde lejos. Una lástima que sólo valga para resolver puzles en lúgubres mazmorras, mecachis en la mar. En la prueba de las cartas, ¿quién no ha reseteado el juego tres veces para ver si con alguna no se acertaba a coger el As de Diamantes (en el juego viene con mayúsculas, cosa que no entiendo, serán cosas de la RAE)? ¿Sólo yo…? *Ahem*, tras el paripé de las cartas, y una explicación sobre si el poder de Will es un sexto sentido (que Lance opina que es algo muy complicado y no se entiende. Claro, como que las clases particulares que le da el cura no le enseñan mucho sobre sentidos, salvo el del gusot y el del tacto quizás… ¡ugh! ). Anochece en South Cape, y como no queremos que los kinkis nos roben el bastón “lila” nos vamos corriendo a casita. Dentro del hogar nos espera un cerdo, que no nos deja subir las escaleras empujando nuestro cuerpo de 30 kilos bufando por el hocico. No nos deja subir porque arriba está una niña cursis repelentis con apariencia de PiniPón (todos son PiniPones en el juego, pero es la única que me hace pensar en ellos… debe ser el peinado a lo actriz de los 70) cantando con los abuelos de Will. Después de eso, vienen unos soldados y cogen a Kara (que es en realidad la princesa fugitiva del castillo, ¡Oh qué sorpresa! No me había dado cuenta ni cuando leí su nombre en el bocadillo de antes…) y se la llevan agarrada del pescuezo. Si yo fuera ellos la agarraría del matojo de pelo que tiene, que es más fácil.

Coño, releyendo el párrafo anterior, me doy cuenta de lo absurdo de esta parte del juego xD, que chorradez de sucesión de acontecimientos.

A la mañana siguiente el rey nos manda un giro postal en el que nos dice que llevemos el anillo de Olman (el padre desaparecido de Will, que se fue a por tabaco a la torre de babel y no volvió) al castillo. No Country For “Olman”.

Bueno, hasta aquí ya es suficiente (qué largo, leyéndolo en diagonal), si veo que recibo dos o tres críticas buenas, escribo la siguiente parte donde describiré las peripecias de Will en el castillo Edward, tatachán tachiaungñiu…

PD: Los chicos de la cueva la mañana esta no van al colegio y deciden jugar a las cartas todo el día. Ni los universitarios, oiga.

PD2: El palo lila de Will es una ¡flauta! Una sin agujeros (mas tarde la toca, así que tendrá uno al final) y más larga que el clarinete de Woody Allen. Mierda, al final he acabado metiendo un chiste sobre miembros fálicos e instrumentos musicales.

Un saludo.

AkaTsuko