domingo, 13 de noviembre de 2011

Grammar Queens

Internet es, ante todo, una herramienta que pone en contacto a un ser humano con otro. Es un medio de comunicación más, pero con unas particularidades que lo hacen distinto a cualquier otro de los medios. Por muchos smileys, botones de Me Gusta(ríaaaaa, podeeer, viviiiiir, sin haaaaambreeee*), y por mucho que se denomine a las redes como "sociales", el contacto que se produce a través de internet es esencialmente distinto al de un encuentro cara a cara, una llamada de teléfono, o una cita formal con un funcionario o un empleado de un establecimiento privado. Por tanto, los estímulos, el lenguaje y las reacciones son formalmente distintas.

Internet canaliza las respuestas psicológicas de las interacciones sociales. Y lo hace de una manera tan... "intensificadora" que nos permte describir, etiquetar, clasificar reacciones psicológicas aparentemente complejas, con términos muy simples : Troll, hater, white knight, flame, flood, spam... y hoy quiero centrarme en concreto en dos: Grammar Nazi y Drama Queen.

Un Grammar Nazi es un usuario de internet que cada vez que se topa con un error en la escritura reacciona como un soldado de la gestapo al descubrir un pene sin prepucio: En él despierta un odio visceral, un sentimiento de superioridad intelectual totalmente desmedido frente a la persona que ha cometido el error, por muy pequeño que sea el mencionado desliz. El grammar nazi no atiende a razones. No importa que se trate de una tilde esquiva en una palabra de uso infrecuente, o que el error no de pie a confusión a nivel funcional de comunicación (es decir, que se entiende que "arbol" y "árbol" se refieren al mismo sitio a donde va la peña a ahorcarse). ¿Incumple la regla? ¡Aprieta el gatillo! Por un lado, ha recibido instrucción prístina en materia de expresión escrita. Por el otro lado, lo que le sobra de educación ortográfica, le falta de Educación propiamente dicha: Falto de maneras apropiadas a la hora de comunicar a la persona errada que se ha equivocado. En resumen: Un cretino por definición.

Con la Drama Queen, pasamos de la posición de atacante, a la de víctima. Sumas inteligencia emocional trastornada más un medio ambiguo en el que la diferencia entre una exageración jocosa y una afirmación ofensiva depende casi únicamente de la comprensión del lector... y el resultado es: "Nadie me comprende, me siento herida. Qué crueldades tengo que soportar. Nadie me muestra apoyo ni cariño... en mi muro". Este tipo de persona no comprende que un par de frases en una red social tienen el mismo valor que una conversación espontánea en la parada del bus entre dos mindundis que no se conocen de nada. Si quieres, la ignoras, pero si prestas atención, a los cinco minutos ya deberías haberla borrado de tu mente mientras subes al autobús que por fin ha llegado. El problema de la Drama Queen es que conseguirá, mediante absurdos y rebuscados modos, concluir que esa conversación trata sobre ella. Y si no es así, la única explicación posible es que la están ofendiendo al no contar con ella. No es que su ego sea desproporcionado. Es que se pasa de sensible y de dependiente.

Y tras esta introducción tan ilustrativa que me podría haber ahorrado con haberos mandado a Urban Dictionary o a alguna de esas wikipedias de broma que recogen la info inútil generada en internet, quiero plantear una cuestión:

¿Qué pasaría en el caso de que un Grammar Nazi y una Drama Queen tuvieran un/a hij@? Nacería el/la Grammar Queen


Mientras pensaba en la chorrada para este post, me "hacía ilu" pensar en que lo de Grammar Queen se me había ocurrido en un insólito alarde de ingenio asociativo. Qué disgusto cuando descubro en el mentado Urban Dictionary que la etiqueta ya existe. Pero no todo está perdido. La definición allí proporcionada No Me Gusta. ¿"Una persona que se preocupa demasiado por su propia gramática"? ¡Menudo rollo! Eso ya se nos presupone a todos. Como las nuevas generaciones de universitarios rebeldes que le echan huevos y reformulan a los teóricos apolillados que estaban antes, yo también me enfrento al fundamentalismo y propongo que el término se utilice para designar a una demografía que he observado: La persona que, si bien no corrige la ortografía con inquina, lo que hace es reaccionar al modo de una dama aristócrata con pelucón que se ha manchado la falda del vestido con la salsa del chateaubriand:

- ¡Ha confundido "hay" con "ahí"! ¡Qué descaro! ¡Ogh! ¡Cuánta igorancia!

La herencia genética: Del papá Nazi hereda la fijación extrema por la colocación de las haches intercaladas, las tildes, b/v, g/j, las excepciones a las reglas, etc... superponer el continente al contenido del mensaje. Para qué razonar y desmontar los argumentos de alguien, cuando puedes señalar con el dedo que ha empezado el mensaje sin mayúsculas. Punto, set y partido (si nadie se percata de la trampa). En cuanto a la melodramática mamuchi, Drama , el o la pequeña Grammar Queen aprenderá a no pasar por alto la más pequeña de las nimiedades.


- ¿Que quién ha ganado el debate sobre la pena de muerte? Mi contrincante usó el mismo adjetivo más de tres veces. Ergo, la victoria es mía.

Señoras y señores: Grammar Queens. O cómo algunas personas al leer una falta ortográfica parece que sus globos oculares han "tropezado con una piedra" y se ponen a lloriquear como un niño que se ha caido del triciclo. "¡Piedra tonta, buh, buh!" (con el niño pisoteando la piedra que ha provocado la caída. ¿No os parece familiar la imagen?). Personas que partiendo, no ya de cosas como el lenguaje SMS**, sino de errores aislados en párrafos medianamente correctos, ya creen que es el momento de proclamar el estado de emergencia DEFCON 1 (esta vez lo utilizo bien XD). Según la filosofía de esta panda de EXAGERAOS, un error extendido a la hora de escribir lleva al país al tercermundismo, condena la cultura y es el tope máximo a la hora de juzgar a una persona. Se ve que para ellos, una persona que no cometa fallos ortográficos, no los puede cometer a nivel abstracto. Escribir bien te exime de ser un capullo integral. ¿Qué importan los razonamientos? Una falacia injusta, pero bien escrita, se come con gusto y no produce indigestión para el que no piensa más allá de lo que ven sus ojos.

¿A qué se debe esta tontuna colectiva? ¿Al aburrimiento? ¿A la falta de empatía, del sentimiento de ponerse en lugar de otra persona (y así ver que lo importante es comunicar y no fardar de inmaculada escritura)? ¿A falta de problemas reales o de motivaciones prácticas, la gente tiende a magnificar lo banal, lo insignificante? ¿A la envidia? Sí, la envidia. Mucho ojo a los licenciados de letras y similares que se ponen en plan Grammar Queen y atacan sin pudor a figuras que poseen un estatus, consideración o un puesto de trabajo... a diferencia de ellos. Casos reales de gente que se aferra a pequeños errores por escrito para afirmar que textos en conjunto pierden total validez o que sus autores merecen pasar hambre desempleados. "Qué rabia, ese ha cometido un (único) fallo básico en un texto de 5000 palabras y aun así va a cobrar un sueldo. Y yo no. GRRRRRR. QUÉ MUNDO MÁS INJUSTO." Su resentimiento se huele a kilómetros.

En fin, razonaré como ellos: Me sale de los cojones decir que la culpa de todo, de la crisis, de las injusticias, de los prejuicios y de la corrupción del sistema es de las putas series de televisión, así que, ¡prohíbanlas!:

EN EL PRÓXIMO EPISODIO DE GSI, GRAMMAR SCENE INVESTIGATION: El forense ha averiguado la causa del desmayo. Numerosos impactos de leísmos y laísmos a quemarropa. La víctima no pudo aguantar la presión ante la duda entre objeto directo e indirecto.

---------------
*A partir de este preciso instante, jamás volveréis a mirar al botón de Me Gusta con los mismos ojos. Ahora con cada click por compromiso (¿los hay de otro tipo?) en Me Gusta que hagáis, os acordaréis siempre de la penosa canción de Maná, con su penoso cantante llorando por las penurias del mundo en tono penoso. Y pareceréis él.

**Menos mal que la supuesta alarma que generó el tema de los adolescentes con móvil dejó de ser noticia, porque vaya tela: Parecía que Nostradamus había profetizado la destrucción del castellano.